Seguramente hayas visto alguna vez a gente deslizarse por la orilla con una tabla muy fina. Es un deporte llamado skimboard, y tiene su origen en las playas de California, aunque comenzó a establecerse durante los años 60 y 70. Por aquellos tiempos, ya se perfilaron dos modalidades de skimboard: El wave-rinding, que consiste en coger olas desde la orilla y el flatland, que se basa en deslizarse por la orilla y hacer algún truco.

Iníciate en la práctica o perfecciona el skimboard con estos consejos

Dependiendo de la modalidad de skimboard es aconsejable un tipo de tabla u otra.

Por ejemplo, las tablas, o skims, utilizadas para deslizarse por la orilla son de madera y más básicas que las utilizadas para coger olas, que son de fibra de carbono y, por tanto, más ligeras pero también mucho más caras. Si con las de madera podemos “patinar” por la orilla, con las skim de olas se pueden hacer muchos trucos, pero a un nivel mucho más superior, por lo que siempre se debe empezar en la orilla.

Si vamos a comenzar en el skimboard de orilla (flatland) hay varios elementos que debemos tener en cuenta. En primer lugar, necesitaremos una skim de madera de un tamaño adecuado para nuestra altura y peso. Por otro lado, necesitarás parafina para encerar la tabla y evitar escurrirte cuando te subas en ella. Y por último, deberás escoger una orilla amplia por la que discurra, al menos, dos centímetros de agua. Y ahora ya si, puedes aprender a subirte en la tabla.

Antes de lanzar la tabla de skimboard a gran velocidad e intentar subirte en ella, lo mejor es ir despacio.

Deja la tabla en el suelo y corre ligeramente hacia ella. Sube apoyando primero el pie que llevas detrás y después, inmediatamente, el delantero. ¡Cuidado no caer hacia atrás! Si no sabes qué pie debes llevar delante, déjate guiar por la intuición, como estés más cómodo. Si es el izquierdo serás regular, y si es el derecho, goofy.  Ten en cuenta que debes esperar a que se vaya la ola y que haya una fina capa de agua para lanzarte. Cuando domines esta técnica prueba a lanzar la tabla y correr tras ella para subirte, irás más rápido.

Para más estabilidad, prueba a doblar las rodillas y bajar el tronco. De esta forma tu centro de gravedad estará más bajo. Para frenar, deja que la tabla pierda velocidad ella sola. Cuando te defiendas, puedes comenzar a hacer pequeños trucos en la orilla, como giros cambiando el peso a la derecha o la izquierda y saltos.

Además, tienes que tener en cuenta que debes deslizarte en la dirección del viento, de no ser así perderías velocidad rápidamente. Tampoco pises con mucha fuerza la tabla al subirte ni saltes sobre ella, puedes caerte con mucha facilidad.

Procura que la orilla este libre, que haya espacio suficiente y que tu skim no moleste a nadie.  Si hay alguna piedra intenta apartarlas, pues si la pisas la tabla se rallará y perderías el control.

Si te atreves a dar un paso más en el skimboard, cambia la tabla por una de fibra y comienza a coger olas.

Deslízate mar adentro, justo antes de que ropa la ola en la orilla, y prueba a hacer un giro subiéndote a la ola y bajando. ¡Es difícil pero divertido!

Es importante protegerse cuando realizamos deportes en la naturaleza. Por ello, cuando te desplaces y practiques deportes acuáticos como el skimboard, adquiere un seguro deportivo. Los gastos provocados por una lesión (asistencia médica, rehabilitación, etc.) o daños a terceros practicando deportes acuáticos será afrontada por la aseguradora. Además de deportes de agua, nuestro seguro Totalsports cubre los de tierra, nieve y aire. ¡Con la misma póliza podrás practicar protegido todos los deportes cubiertos!

Fuente: InterMundial Seguros Deportivos

Vete a la orilla con tu tabla y… ¡practica skimboard!
4.7 (93.33%) 3 votos