Siempre ha existido, cada vez tiene más adeptos, aunque también detractores. Los que practican barefoot running aseguran que es muy beneficioso, pues es la manera más natural de correr, aunque afirman que es necesario un gran entrenamiento para dejar atrás la manera en la que se corre con zapatillas ya que correr descalzo requiere una técnica diferente y, por tanto, un aprendizaje, o desaprendizaje, según se mire.

El barefoot running es el término inglés con el que se designa a correr descalzo, es decir, sin las zapatillas tradicionales que amortiguan la pisada. Según los defensores de este deporte, son estas zapatillas las que han modificado durante años nuestra forma de correr y andar, alterando la postura y la mecánica e impidiendo que el cuerpo realice su movimiento natural para el que está diseñado.

Y es que, al correr con amortiguación tendemos a adelantar más el pie y pisar con el talón, algo impensable en el barefoot running, en el cual se debe apoyar la parte delantera del pie primero, echando hacia delante el cuerpo y, por tanto, hacer que tanto el pie como la rodilla reciban menos impacto que al apoyar el talón al comienzo de la pisada. Estudios aseguran que de esta forma bajamos el centro de gravedad al correr y por lo tanto, el pie entra en una postura más relajada y la absorción del impacto es más gradual, pues la parte delantera del pie tiene más control.

Además, de esta forma se obliga a los músculos de las piernas y de los pies a trabajar más, ya que el esfuerzo está más distribuido y por tanto se trata de un ejercicio más completo que correr con zapatillas con amortiguación.

Barefoot running

Por ello, para iniciarse en el barefoot running hacer un entrenamiento progresivo para cambiar la dinámica a la hora de correr y para fortalecer los músculos del pie para no sufrir lesiones, así como la piel, ya que al principio la piel está fina, frágil y muy propensa a las heridas y ampollas.

Por tanto, si quieres comenzar en el barefoot running debes de tener en cuenta la adaptación debe ser gradual, aunque constante.  Existen libros como La Aventura de Correr Descalzo, de Emilio Sáez Soro que puede ser interesante para saber cómo progresar en el deporte. Actualmente existen, y cada vez más, innovadoras zapatillas minimalistas creadas para los que quieren correr descalzos pero sin sufrir lesiones en la piel. Existen deesde zapatillas que parecen calcetines con suela, a pezuñas, zapatillas con dedos o hasta unas sandalias barefoot.

Sin embargo, como decíamos, muchos tildan el barefoot running como una moda más y no creen en sus beneficios, por ello, te recomendamos que, antes de iniciarte en este deporte, consultes con varios especialistas para obtener varios puntos de vista.

Fuente: InterMundial Seguros Deportivos

Correr diferente, correr descalzo: Barefoot running
4 (80%) 2 votos