“Let your six senses discover a unique path” (“Deja que tus sentidos descubran un camino único”) es el lema del blog de viajes ‘Woman to Santiago’, porque, para ellos, lo importante no es el destino sino el camino recorrido.

 

Noelia y Jan, en ‘Woman to Santiago’ plasmáis la experiencia sensorial que supone realizar El Camino de Santiago,  algo que os hace únicos. ¿Cómo cambiaron vuestras vidas la primera vez que hicisteis El Camino?
Hace más de una década desde nuestro primer Camino, y sigue siendo una experiencia única, distinta. Forma ya parte de nuestra vida cotidiana, y no sólo para alimentar nuestro blog. Cuando no estamos andando, se echa de menos y “entrenamos” para el próximo camino. Tenemos siempre a mano una mochila, una cámara de fotos y una bolsa de tiempo a gastar en cuanto las circunstancias lo permiten. El blog te da vida pero no te da para vivir, aunque sólo de momento pues estamos trabajando duro para ello. Pocas personas son las que se iniciaron en el Camino y no han repetido. Nosotros nos hemos “instalado” en él, a veces desde nuestro blog, otras echando pie a tierra y otras sencillamente soñando con un nuevo proyecto, que suele ser además lo más barato y ambicioso.

¿Qué os llevó a compartir vuestra aventura con los demás internautas?
La propia filosofía del Camino que aprendes nada más entrar en él. Compartir lo poco o menos que transportas en tu mochila. Ahora la tecnología te permite llegar mucho más allá que los originales trovadores medievales. Del cantar, del boca a boca generacional se ha pasado a las redes sociales y los blogs como formato de comunicación por excelencia.

Además, ofrecéis talleres de iniciación del Camino. ¿En qué consisten?
Existen personas que no acaban de tomar la decisión de realizarlo, aunque sigue siendo algo con lo que sueñan. A veces un empujoncito que te haga soltar los lastres que te provocan esa indecisión es más necesario.
El taller del camino es eso exactamente: “un pequeño empujón”. Tres días o un fin de semana en el Camino, donde probarte tú y disfrutar de los instantes más auténticos del Camino. Nos hemos esmerado en escoger la ruta, los albergues, la gastronomía y sobre todo las personas que hicieron y hacen posible una Camino más respetuoso con su esencia. Bueno, y también estamos nosotros que les acompañamos en todo momento.

De los 10 caminos, ¿hay algún rincón que os parezca especial?
Difícil respuesta. Es como si tuvieras 10 hijos y has de escoger a uno por especial. ¡Imposible! Todos tienen su encanto y todos son distintos. Si nos aprietas, y sin que se entere apenas nadie, te confesaremos que la Ribeira Sacra en el Camino de Invierno nos cautivó.

En vuestro blog la fotografía está muy presente. ¿Es importante para vosotros inmortalizar cada momento?
La fotografía es importante para nosotros porque decidimos hacer un blog muy visual. En él la imagen complementa a un texto breve, sentido y siempre en primera persona. Intentamos imprimir carácter tanto a las imágenes como al texto. Nos gusta que se nos ponga cara y puedan leer con total transparencia nuestras vivencias.

¿Habéis tenido alguna experiencia en El Camino que os gustaría compartir?
Muchas y variadas como el Camino mismo. Aquel tazón de caldo gallego cuando la lluvia más apretaba en pleno Camino Primitivo, fue algo más que una bendición del apóstol.
Andar perdido dentro de un bosque demasiado frondoso, cansado y dar de bruces de repente con una playa de arena fina y blanca… Creo que desde hoy vamos a escribir un pequeño anecdotario que prometemos publicar pronto en el blog.

¿Qué se puede aprender del camino? ¿Y saborear?
Aprendes de ti muchísimo. Tanto si caminas sólo o en compañía, hay muchos y largos momentos en los que tienes tiempo de pensar con lucidez y la calma que te da el propio Camino. ¿Y saborear? Como no, los afamados productos de las tierras que te vas encontrando. ¡Y el Camino atraviesa a lo largo y ancho muchas tierras de Europa! Casi nada.
Existe un dicho que aplicamos a rajatabla cuando caminamos: “Donde fueres haz lo que vieres”, una frase genial para aquellos que hacemos el Camino con afán de aprender.

¿Qué le diríais a alguien que quiere iniciar esta aventura y nunca ve el momento?
El Camino comienza en el mismo instante en que decides hacerlo”. Toma las riendas de tu vida y sobre todo toma la decisión de realizarlo. Y si no… ¡Siempre te quedará nuestro taller!

¡Buen Camino!

 

Fuente: InterMundial Seguros de Viaje

Entrevistamos a… los creadores del blog Woman to Santiago
¿Te ha gustado este post? Vótalo