Sabela es, ante todo, una viajera incondicional que dedica su tiempo libre descubrir el mundo. Comenzó a viajar desde muy pequeña y desde entonces no a parado. Sola o acompañada, Sabela es una apasionada de la aventura y el deporte en la naturaleza. En su blog, Viajando. Imágenes y sensaciones, plasma la pasión que le dedica a sus viajes y comparte sus experiencias, fotografías, además de aportae mucha información útil para los viajeros de una forma muy entretenida.

Háblanos de ti. ¿Quién es Sabela Montero?
Soy una viajera apasionada, nieta e hija de emigrantes. Nací en Venezuela y desde los cuatro años he estado cambiando de casa, ciudad, escuela,… algo que le agradezco mucho a mis padres pues esto ha hecho que sea una persona muy sociable, con mucha capacidad de adaptación y sin miedo a los cambios. Me encanta la aventura, me apasiona la novedad y tengo una curiosidad infinita en conocer nuevas culturas, nuevas perspectivas y nuevas personas.

Desde pequeña me gustaron los deportes, aunque nunca he sido buena en nada, he ido probando de todo: natación, gimnasia rítmica, patinaje, balonmano, beisbol, mountain bike, espeleología, escalada, barranquismo, montañismo, rappel, windsurf, kayak, esquí, defensa personal y aikido. Aunque me cuesta mucho estar quieta, cuando encuentro un lugar con encanto, mágico y que me llena de paz, puedo estar horas sin hacer nada…

Tengo la suerte de trabajar en algo que me encanta, el diseño gráfico y, al ser autónoma, puedo organizarme mis vacaciones según la carga de trabajo, por lo que puedo tener entre 60 y 70 días libres al año que reparto en 4 o 5 viajes, aparte de los puentes, claro. Todo un lujo!

Tu blog, Viajando. Imágenes y sensaciones, comenzó en el año 2011, con tu viaje a Australia, Fiji y Nueva Zelanda. Pero, ¿cuándo decidiste que viajar y conocer nuevos lugares era a lo que querías dedicar tu tiempo?
Cuando era muy pequeña quería ser ingeniera aeronáutica para poder diseñar aviones y viajar por todo el mundo en ellos. Ese era solo un sueño… Cuando tenía 22 años veía que mis vacaciones pasaban sin grandes emociones porque no podía coincidir con mis amigos, así que empecé a viajar sola, al principio a sitios cercanos, como ir de acampada y meterme en un curso de windsurf a 80 km de mi casa, luego ya me fui a Euskadi y así poco a poco, cada vez más lejos.

Antes no era tan fácil viajar, el coste económico era mucho mayor, así que me medio recorrí en coche España, Portugal, Holanda y Francia durante varios años.  Por diferentes cuestiones, durante algunos años no pude viajar, aunque siempre que podía me escapaba. Pero creo que fue en el viaje a Botswana, en el 2004 cuando me dije que, cueste lo que me cueste, tenía que ir conociendo cada rincón que me fuese posible de este mundo. Fue un viaje impactante, fueron muchos los contrastes que me encontré y que me dejaron huella en el corazón y en mi cabeza.  Me di cuenta de que hay mucho que aprender, mucha gente que conocer, muchas culturas que vivir, muchos paisajes que disfrutar y muchas historias que escuchar.

Creo que cuanto más viajas más consciente eres de todo lo que te queda por conocer, más  ansioso te vuelves por seguir teniendo experiencias, conociendo gente y emocionándote ante lugares espectaculares.

Por otro lado, gracias a viajar he empezado a ampliar más la lectura y antes de cada viaje leo crónicas, novelas, cómics, cuentos o lo que pueda encontrar que me ayude a entender la historia y costumbres de cada lugar al que voy. Es así como he conocido la triste historia, tal vez la que más me ha impactado hasta ahora, de Camboya. Con todo esto, cada vez se incrementan más las ganas de viajar y viajar…

El título de tu blog hace referencia, Viajando. Imágenes y Sensaciones, no sólo al hecho de viajar, sino a vivir una experiencia sensorial. ¿Qué es lo que más te atrae de viajar?
Para mi viajar no es estar en el lugar y sacar unas fotos sino es experimentar, interactuar y vivir, en definitiva, sentir. Son muchas las emociones que puedes llegar a tener, en muchas ocasiones me han saltado las lágrimas al ver algo muy hermoso, o me he sentido muy pequeña al lado de una gran montaña. Son sensaciones de libertad, de expansión, de emoción que a veces es muy difícil explicar, es por ello que escribo los diarios y allí procuro dejar escrito lo que voy viviendo cada día, esas son mis sensaciones.

En tu blog, las imágenes tienen una especial importancia. ¿Cuánto tiempo dedicas a la fotografía en tus viajes?
La verdad es que cada vez menos… Me encanta la fotografía y ahora mismo tengo 3 cámaras: una réflex, una compacta y una GoPro, pero en realidad mi sueño es viajar sin cámara… Es difícil de entender, lo sé, pero por eso es un sueño, porque ahora mismo me resulta casi imposible no intentar inmortalizar tan preciosos lugares o personas que me recuerdan cuán diferentes somos.

Así que, hoy por hoy, cuando estoy en un lugar que me encanta, procuro disfrutarlo y, una vez hecho, lo fotografío. Me he perdido de vivir momentos maravillosos por intentar inmortalizarlos, así que espero que, poco a poco, las imágenes sean cada vez menos y las sensaciones cada vez más.

En la sección a ‘Miradas’ muestras retratos de personas con las que te has encontrado durante tus viajes. ¿Es importante para ti mezclarte con la gente autóctona para conocer la realidad del país?

Para mi conocer la gente de un lugar es, tal vez, más importante, que el lugar en si.  No es lo mismo visitar un templo jainista en India y admirar su belleza de talla, que escuchar qué significa para ellos, lo importante de lo sagrado y el impacto en sus vidas. Hay lugares que he visitado que, tal vez, no sean los más bonitos, pero guardo tan buen recuerdo de su gente, que los sitúo en cabeza. Por suerte, tanto en Asia como en África también son muy curiosos y están encantados de hablar contigo y responder a las preguntas, a veces indiscretas… que les puedo hacer.

Gracias a Couchsurfing, ahora es mucho más fácil contactar con gente local, aunque en realidad, a la mayoría de las personas que he conocido en mis viajes ha sido yendo en tren o autobús.

Has viajado por los cinco continentes. ¿Cuáles son las diferencias culturales que más te han impactado?
En general siempre suele estar relacionado con el papel de la mujer, es raro visitar un lugar donde la mujer cultural e históricamente no tenga un lugar secundario aún siendo la que más trabaje.  Tal vez es la parte que peor llevo, el ver la gran injusticia hacia la mujer y lo que más sorprende es ver como está interiorizado.

En India me sorprendió mucho el respeto y jerarquía hacia los mayores (en la cultura jainista les tienen que tocar los pies al encontrarse con ellos) y en Zimbabwe el gran corazón que tienen al compartir con los suyos lo poco que tienen. Creo que en la pobreza es cuando más generoso es uno.

En tu blog das consejos para aquellas mujeres que deciden viajar en solitario. ¿Normalmente viajas sola o acompañada? En tu opinión, ¿qué es lo mejor de viajar sola? ¿Y lo peor?

Creo que la mitad de los viajes han sido en solitario y la otra mitad acompañada. Me encanta viajar sola y suelo organizar los viajes para mi, luego, a veces, se unen amigos o, si le es posible, mi pareja. Nunca me ha limitado el hecho de tener que viajar sola, al contrario, me encanta y lo disfruto mucho.

Lo mejor de viajar sola?, que vas al ritmo que tu quieres, que haces en cada momento lo que te apetece (como si es dormir o quedarte 5 horas viendo un paisaje) y, sobre todo, que conoces muchísima más gente. Somos muchos los viajeros  solitarios que nos encontramos en los albergues y es allí donde compartimos una cerveza y aventuras. Muchos de mis viajes han salido de sugerencias de otros viajeros. Por otro lado, en mi caso por lo menos, la gente local tiende a intentar protegerme al verme sola y me han ofrecido ayuda, comida, mantas,… y conversaciones. A veces incluso con barrera lingüística!

Lo peor?, el no poder compartir momentos maravillosos. También es cierto que en algunos casos te puede salir más caro el viaje. Pero aún así, compensa ya que siempre vas encontrando gente igual que tú con el que compartes gastos de transporte, por ejemplo.

Ahora vas a comenzar un viaje de 38 días por Georgia, Armenia e Irán. ¿Por qué has elegido estos destinos?
Mi primer destino era Irán, llevo mucho tiempo queriendo ir ya que uno de mis sueños es visitar todas las antiguas civilizaciones, e Irán estaba en la lista. Este año no quería gastar mucho dinero y pensé en un destino más cercano, así que me dije que era un buen momento para hacer ese viaje pendiente.

Cuando empecé a buscar vuelos vi que me salía más económico entrar por Ereván (Armenia) y, buscando más… por Tbilisi (Georgia). Así que pensé en cogerme más días y visitar también estos dos países tan poco conocidos para mi.

Además, me parecía muy interesante hacer ese paso de Oeste a Este, de montaña a desierto, de Europa a Asia… Me atrae mucho atravesar estos lugares e ir viendo los cambios culturales, de paisaje, de comida, no se, de todo! y lo mejor, hacerlo en transporte local con la única compañía de mi mochila y de todas las personas que vaya conociendo.

En Armenia he contactado con dos y en Irán con cuatro mujeres que me van a hospedar en sus casas  (a través de Couchsurfing). De esta manera espero poder empaparme bien de su cultura y conocer de cerca sus costumbres.

¡Esta es una pequeña aventura para mi!

 

Fuente: InterMundial Seguros de Viaje

Entrevista a… Sabela Montero, de Viajando. Imágenes y sensaciones
5 (100%) 1 voto