La repatriación de viajeros por enfermedad o fallecimiento es una de las incidencias más complejas de gestionar por parte de las compañías de seguros de viaje, pues conllevan gran cantidad de trámites y requisitos a cumplir, que varían en función del país en el que se encuentre el viajero.

En el caso de que, por prescripción médica, se haga necesario trasladar a un viajero enfermo a su país de origen, los requisitos también variarán en función de la gravedad de la enfermedad o estado de salud del paciente, clasificando las patologías de leves a graves y muy graves. Para enfermedades leves, el viajero puede ser trasladado junto a personal médico en un avión regular con varias plazas bloqueadas para que pueda ocupar el espacio que necesite –billetes con extra-seat-.

En el caso de pacientes cuya enfermedad no tenga un pronóstico de evolución en un tiempo razonable o que precisen evacuación a un centro médico con determinadas infraestructuras, puede ser necesario fletar un avión medicalizado o sanitario. Estos pequeños aviones privados –tipo jet- cuentan con la misma dotación que una ambulancia UVI y, en ellos, el paciente viaja acompañado de un médico y un enfermero. Será decisión del personal sanitario permitir que un familiar acompañe al viajero, pues, en muchos casos, el reducido tamaño del avión y la gran cantidad de equipo técnico con la que está dotada la aeronave, hacen imposible la entrada de más pasajeros. Este tipo de traslados suele coordinarse con ambulancias terrestres en el destino, las cuales, según la gravedad del enfermo, podrán entrar a las pistas de aterrizaje para facilitar el proceso.

En el caso de repatriación de españoles fallecidos en el extranjero, la complejidad –ya alta de por sí- variará en función del motivo del fallecimiento y de los requisitos legales del país de destino a la hora de emitir certificados de defunción, pudiendo requerir la realización de una autopsia. Para resolver estos casos, las aseguradoras cuentan con colaboradores que disponen de una red funeraria global.

En líneas generales, cuando un viajero español fallece en el extranjero, un médico en el destino debe certificar la muerte y corroborar que la causa de esta no tiene un origen infeccioso, pues en ese caso los trámites se ampliarían. Una vez certificada la muerte, un cónsul o embajador español inscribe el fallecimiento en los registros de la embajada española competente en el destino. En el caso de que España no cuente con representación diplomática en el lugar de los hechos, el proceso se ralentiza aún más, pues debe desplazarse hasta allí un cónsul desde el país con representación española más cercano. Dependiendo de la causa de la muerte, podrá solicitarse también la presencia de un familiar del fallecido.

Una vez resueltos estos trámites administrativos, se procede al traslado del cadáver, para lo que se debe cumplir una serie de condiciones. En primer lugar, el féretro debe ser de zinc e ir debidamente sellado –un procedimiento que debe supervisar el cónsul o embajador-. El traslado se realiza en la bodega de equipajes de aviones regulares o de carga, en función del trayecto y de las opciones disponibles en ese momento. Si el fallecido ha sido incinerado, la urna puede ser transportada en la cabina como equipaje de mano o ir en la bodega en el caso de que no haya nadie para hacerse cargo de ella durante el trayecto. La gestión por parte de la compañía de seguros de viaje concluye con la llegada al lugar de inhumación en España.

Contar con un seguro de viaje de InterMundial te será útil si debido a una enfermedad o accidente ocurrido durante tu viaje tienes que volver a casa. Nuestra compañía organiza y asume los gastos del traslado hasta tu residencia habitual.

Con un seguro de viaje de la gama Totaltravel tienes hasta 1.000.000 € en gastos de repatriación. Teniendo en cuenta que la repatriación en avión sanitario no suele superar los 100.000 €, la cantidad de 1.000.000 € puede considerarse ilimitada. En caso de fallecimiento, coordinaremos el traslado del cuerpo hasta el lugar de inhumación, asumiendo los gastos del mismo, además del regreso al domicilio de acompañantes asegurados.

¿Cómo funciona la repatriación de viajeros?
5 (100%) 1 voto