El 15 de mayo, Madrid vuelve a su tradición más castiza con la celebración de las fiestas en honor a su patrón, San Isidro Labrador. Según cuentan, este campesino elevó el caudal de un pozo de agua para rescatar a su hijo atrapado en el interior, una hazaña que le convirtió en santo y, a la vez, en el patrón de la ciudad.

Tradicionalmente, esta religiosa festividad tenía el agua como protagonista, aunque actualmente las romerías, las verbenas, las rosquillas, la música y los espectáculos son los que se llevan toda la atención de sus ciudadanos y los visitantes que se acercan estos días de fiesta a la capital.

En su esfuerzo por mantener esta tradición, tanto por parte del Ayuntamiento como por las asociaciones más costumbristas de Madrid,  durante esta fiesta patronal se organizan espectáculos por toda la ciudad, bailes regionales, verbenas de barrio, romerías, puestos de comida y ferias taurinas.

Los madrileños con más arraigo a estas fiestas beben del agua que mana del caño de la ermita de San Isidro, situada en un barrio de Carabanchel, que lleva el mismo nombre. Desde allí, acuden a hacer un picnic a la Pradera, un lugar de reunión donde (muchos, vestidos de chulapos y chulapas) asisten para merendar alimentos típicos de la cocina madrileña, como son el cocido, los entresijos, las gallinejas, algunos encurtidos, empanadas y tortilla, todo bañado con vino. Entre bocado y bocado bailan y cantan un chotis, el baile regional madrileño, para culminar la merienda con dulces típicos, como son las rosquillas tontas y las listas.

La verbena de Las Vistillas es una de las más conocidas de las fiestas y se sitúa junto al Puente de Segovia. Allí se organizan conciertos gratuitos, hileras de puestos de comida y atracciones para los más pequeños. Aunque otras menos importantes tienen lugar por toda la ciudad, como en el parque Madrid Río.

El 15 de mayo también es una gran fiesta para los jóvenes, que acuden a la Pradera para pasar la tarde rodeados del ambiente festivo de San Isidro, para después marchar a las verbenas o los bares que se unen a esta celebración, que además es considerada de las más castizas de Madrid, junto a la verbena de la Paloma de agosto.

Fuente: InterMundial Seguros de Viaje

Imágenes: Alex bikfalvi y Rosapolis

San Isidro, una de las fiestas más castizas de Madrid
¿Te ha gustado este post? Vótalo