Amparo se define en su blog, Lo que me gusta es Viajar,  como ‘chupatintas de profesión que sueña con viajar a cada momento’. Y es que, su vida comienza al salir del trabajo, pues lo que disfruta de verdad es elegir un próximo destino, organizar un viaje y, en cuanto tiene tiempo y dinero, viajar, viajar y viajar.

En tu bio dices que, desde bien pequeña, tus padres se encargaron de que conocieras el mundo viajando. ¿Recuerdas algún viaje con un cariño especial? ¿Qué destino recuerdas que te impresionó más cuando eras pequeña?

Cuando tenía 12 años mis padres hicieron sus bodas de plata, así que nos cogieron a todos (y somos 7 hermanos) y nos llevaron a Disneyworld y Florida a pasar fin de año, imagina qué locura, pasar fin de año en manga corta viendo fuegos artificiales con el castillo de Cenicienta  de fondo cuando este tipo de viajes era totalmente especial.
Estuvimos por los Everglades montando en  una lancha neumática de esas que tiene un ventilador enorme detrás viendo cocodrilos, fue una pasada y probablemente este viaje fue el que me hizo querer ver más mundo.

Dices que de profesión eres ‘chupatintas’ y lo que verdaderamente ocupa tu mente es el viajar. ¿Cómo compatibilizas tu trabajo con los viajes?

Tengo 25 días laborales de vacaciones y en agosto nos obligan a coger 9, así que mi truco está en juntar siempre días con puentes o semana santa o similares, así siempre araño días y tengo la suerte de poder cogerlos cuando quiera, cuando más me gusta viajar es en marzo y noviembre, fuera de temporada.  Intento hacer dos viajes al año de dos/tres  semanas de duración y luego algunas escapadas cortas.
También está la posibilidad de pedirse días sin sueldo, en casi todas las empresas se puede hacer y es una opción a tener en cuenta.

Islandia

En tu blog nos cuentas tus viajes desde tu experiencia de viajar sola. ¿Siempre prefieres viajar así o también lo haces acompañada? ¿Qué es lo mejor y lo peor de viajar en solitario?

Una amiga me dijo justo antes de mi primer viaje en solitario: “es un punto de no retorno, luego no querrás volver a hacerlo acompañada”. Y tenía razón, viajar sola es la mejor decisión que he tomado en mi vida.
He estado muchos años sin viajar porque mis amigas no tenían dinero, o a mi pareja no le interesaba o nunca se coincidía en días libres, así que un día me dije, mira, tú prueba y si no te gusta, pues una cosa más que has probado. ¡Y me gustó!
Llevo varios veranos llevándome a mis sobrinos de vacaciones unos días en Agosto por Europa y en algún viaje he tenido que ir acompañada por compartir gastos, sola no me lo podía permitir, pero si puedo, sola, de cabeza.
¿Ventajas de viajar sola? Todas, de verdad, te hace ser consciente de todo lo que eres capaz de hacer, aprendes que puedes solventar todos los problemas que se pongan por delante y te hace tener una confianza en ti misma que te ayuda luego en tu día a día.
Además de hacer lo que te venga en gana en cualquier momento, si quieres hacer un trekking lo haces, si quieres cenar tres días sopa porque  te encanta, lo haces también, no hay que negociar nada.
¿Desventajas? Los precios de los alojamientos, ahí siempre palmas, qué se le va a hacer. Por eso siempre que puedo voy a albergues con habitaciones compartidas, es la única manera de no pagar doble por dormir.

En tu blog cada entrada está documentada con varias fotografías, y muy buenas. Durante tus viajes, ¿dedicas mucho tiempo a la fotografía?

¡Gracias!
Me temo que sí, busco los ángulos que más me gustan, espero que haya gente (o no), espero a que haya la luz que me gusta, he ido dos veces al mismo sitio para pillarlo con luces diferentes… Si voy con coche soy muy pesada y puedo parar 20 veces en el camino a fotografiar cosas, si viajara con alguien me mandaría lejos seguro.
Viajo con una cámara puente suficientemente pequeña para que quepa en la mochila sin problema y con poco peso para que no me dé pereza sacarla cada día, este es un pequeño consejo que tengo para otros viajeros, porque si mi cámara pesara 4 kilos con objetivos y funda, la mitad de los días la dejaría en el hotel.

Gracias a tu experiencia aconsejas sobre hoteles, alojamiento y destinos eligiendo tus favoritos y los que no repetirías. ¿Hay algún país que recomiendes visitar encarecidamente? ¿Y otro que recomiendas evitar?

La mayor sorpresa viajera para mí ha sido Hawai, que todos imaginamos que es genial, pero supera con creces a todo lo que puedas imaginar, paisajes increíbles, trekkings alucinantes, puedes ver ballenas prácticamente desde cualquier sitio, la vegetación te dejará pasmado, la gente es genial y ni de lejos es tan caro como parece. Hacer kayak viendo la costa Napali es una experiencia  única.
Y sudeste asiático siempre, los templos de Angkor deberían ser visitados por todo el mundo.
A evitar en principio ninguno, pero sí que miraría cuando es mejor ir a sitios, porque  ir en la temporada errónea puede arruinar tu viaje (pensemos monzones en Indonesia o Filipinas por ejemplo).

Por último, ¿Qué les dirías a aquellas mujeres que quieren viajar solas pero no se atreven a dar el paso?

Empezad por un destino sencillo, id unos días a Londres o a otra capital europea y probad qué tal se os da, si os sentís cómodas estando solas, comiendo y cenando solas, si os organizáis bien el tiempo… también recomiendo que se alojen en albergues, no es obligatorio socializar ni mucho menos, pero si en algún momento no te apetece estar sola seguro que encuentras alguien para tomar una cerveza y charlar un rato.
Animaos, puede ser la mejor decisión que toméis en vuestra vida, la mía lo ha sido.

Camboya

 

Fuente: InterMundial Seguros de Viaje

Entrevistamos a Amparo, blogger de Lo Que Me Gusta Es Viajar
¿Te ha gustado este post? Vótalo