Un 40% de los hogares españoles tiene mascota. Esto significa que, a la hora de las vacaciones, para muchos será un quebradero de cabeza planificar qué hacer con su mascota, a la vez que tener que elegir si disfrutar de su compañía o si dejarla  en casa. Por eso, son muchos los establecimientos que apuestan por que los dueños puedan ir acompañados de sus mascotas durante sus vacaciones. Por ello, tanto hoteles como ayuntamientos comienzan a unirse al movimiento pet-friendly, haciendo posible disfrutar de los destinos playeros junto con las mascotas, siempre respetando las normas de higiene y seguridad. Os dejamos algunas de las playas españolas que permiten el acceso a perros.

Playa de la Sal, Casares (Málaga)
Se trata de una playa de unos 4.000 m2 a la que se accede por el Paseo de la Perla de la Bahía, en Casares. La playa está dotada de papeleras y delimitada por unos carteles en los que se informa a los dueños de las mascotas de las sanciones que se impondrán si no recogen los excrementos de las mismas (multas entre 60 y 600 euros). Esta iniciativa se llevó a cabo a petición de algunos vecinos, ya que no está permitido el acceso de animales domésticos durante los meses de verano. A pesar de ser una playa de piedras, los perros pueden jugar libremente con otros perros, así como refrescarse en el mar.
Casares es un municipio situado en la provincia de Málaga, cerca de Estepona. Se trata de un pueblo en el que aún perdura la esencia más andaluza: calles estrechas, empinadas y casas blancas. Además de este encantador pueblo, se pueden recorrer otros lugares interesantes que se encuentran cerca, como el Parque Natural de los Alcornocales, así como otros pueblos como Tarifa, Marbella o Puerto Banús.

Playa canina del Terrón, Lepe (Huelva)
Esta playa, además de admitir perros, cuenta con una zona nudista. El Terrón se encuentra en la desembocadura del río Piedras, a cuatro kilómetros de Lepe. La playa comienza llega hasta El Rompido, una zona de hoteles, algunos de los cuales son pet-friendly.
Además del Puerto de El Terrón en Lepe, en Huelva, podemos visitar las Marismas del Odiel y el río Piedras.

Cala de Punta del Riu Sec, El Campello (Alicante)
Se trata de una pequeña playa de piedras que se sitúa en la desembocadura del río Seco, cerca del municipio de El Campello. En ella, los perros pueden correr por la playa y bañarse en el mar siempre que se respeten las normas básicas de higiene.
Esta iniciativa por parte del Ayuntamiento de El Campello se llevó a cabo debido a la creciente demanda de los dueños de una playa en la que poder estar con su mascota sin estar pendientes de qué hacer con ella cuando llegan las vacaciones.
Este municipio alicantino de casi 30.000 habitantes se encuentra cerca de Alicante (13 kilometros) y Benidorm, siendo por lo tanto una buena oportunidad para visitar estas dos ciudades, así como para disfrutar de las actividades náuticas que se ofrecen, como surf, SUP o buceo.

Playa Can, Gandía (Valencia)
Esta playa se encuentra en la Playa de L’Ahuir, en el norte de Gandía, limitando con la zona nudista. Es una playa específica para los perros, aunque éstos no pueden ir sueltos fuera del agua, sino que siempre deben ir atados con la correa y, si se quedan debajo de la sombrilla, hay que atarlo a un postes que facilitan los socorristas, que además informan de las normas y proveen de agua potable para las mascotas, así que como de mangueras para quitarles la sal después del baño.
Además, este año la playa tiene un chiringuito para poder disfrutar de un refresco y un aperitivo sin necesidad de desplazarse a otras playas.
Gandía es uno de los destinos turísticos españoles más solicitados por su buen clima y los siete kilómetros de playa de arena fina. Cerca de la playa de perros se encuentra también la Escuela de Surf, donde se pueden realizar diversas actividades acuáticas, así como una zona de cometas y actividades por el paseo marítimo.

Playa de Aiguaoliva, Vinaroz (Castellón)
Esta pequeña cala de cantos rodados está situada a 80 kilómetros al norte de Castellón, cerca de Tarragona y limitando con Benicarló. Es una playa acondicionada para poder disfrutar junto a la compañía de tu mascota, aunque hay que tener en cuenta que no es de arena, sino de piedras, por lo que es mejor ir equipados para ello con un buen calzado.
Vinaroz es un pueblo de más de 20.000 habitantes de tradición marinera y destino favorito por las familias en verano procedentes de las comunidades limítrofes, así como franceses, ingleses y alemanes. Además, también es famosa su tradición gastronómica, sobre todo por los langostinos. Su paseo marítimo conduce hasta el puerto, uno de los puertos con más actividad de pesca del Mediterráneo.

Playa de Bocabarranco, Gran Canaria
Se trata de una playa de 6.000 m2 acondicionada para poder ir con mascotas y que cuenta con algunas estaciones de agility, para poder jugar con ellos mientras hacen ejercicio. Hay que tener en cuenta que en esta playa es obligatorio el uso de correa y un bozal en caso de que la raza sea considerada como peligrosa. Se encuentra ubicada en el barrio de Jinámar, en la playa de Bocabarranco, en una playa intermareal que permite un lavado natural de la arena, a parte de los servicios de limpieza que mantienen sin residuos la playa. Es una zona de playa poco transitada debido al frecuente oleaje y el fuerte viento.
Por su clima cálido durante todo el año, Gran Canaria es uno de los destinos favoritos de los europeos. Además, muchos de los hoteles se han unido al movimiento pet-friendly y admiten a perros y gatos en sus alojamientos. Además, en la isla se pueden visitar la caldera volcánica de Bandama, la pequeña joya natural del Barranco de Guayadeque o el concurrido puerto de Mogan.

Playa y paseo de Es Carnatge, Palma de Mallorca
Es una playa de 1.800 metros de longitud caracterizada por aguas limpias y claras, pues se encuentra situada en un enclave considerado Reserva Natural de la Biosfera, entre Cala Pudent y Cova des Bufado, a nueve kilómetros de Palma.
La isla de Palma de Mallorca tiene infinidad de sitios para visitar: calas increíbles, su riqueza cultural, como la Seu y el Castillo de Belver, así como interesantes paisajes tanto en su franja rocosa del oeste como en la zona de arena del oriente.

Playa de Bon Caponet, Ametlla de Mar (Tarragona)
Esta pequeña playa próxima al centro urbano de Ametlla de Mar tiene 50 metros de longitud y 15 metros de ancho, una cala de piedras cuyo mar es muy calmado, algo que facilita el baño a los perros más temerosos del agua.
Ametlla de Mar, conocida como La Cala, a 50 kilómetros de Tarragona, tiene como principal característica sus extensa costa de arena fina en la que se puede practicar multitud de deportes náuticos. Además, debido a la gran afluencia de turísticas que viajan junto a sus mascotas, ya son 25 hoteles los que admiten perros en las habitaciones.
Una actividad que merece la pena hacer es el Tuna Tour, en el que podremos conocer la cría y captura del atún. Muy cerca, en la playa de Sant Jordi d’Alfama podemos visitar el fortín militar y tampoco nos podemos perder el paseo marítimo y el puerto de este municipio.

Playa de la Platera, L’Estartit (Girona)
Cuando acaba el paseo marítimo de L’Estartit, después de la playa de Griells encontramos la Platera junto a la desembocadura del río Ter, una playa virgen y limpia donde podremos disfrutar de la arena, el sol y el agua junto a nuestras mascotas, siempre y cuando éstas estén atadas, pues así lo específica la normativa de la playa.
Esta playa fue habilitada para los perros en el año 2012 y se caracteriza por situarse en un entorno natural, lejos de las zonas urbanas. Además, como cabe esperar, cada vez son más los hoteles que se apuntan a la iniciativa pet-friendly, permitiendo que los dueños de mascotas puedan disfrutar de las vacaciones con ellas.
Esta localidad pertenece al municipio de Torroella de Montgrí, en Gerona, un pueblo muy vinculado al mar, que apuesta por el turismo activo ofreciendo variedad de actividades para realizar durante las vacaciones, como buceo, paseos a caballo y golf.

Playa de Berría, Santoña (Santander)
Esta hermosa playa de arena fina está situada cerca de las marismas y permite el acceso a perros a partir de las ocho de la tarde y hasta las 10 de la mañana (fuera del horario de baño), ideal para dar un paseo por ella a lo largo de sus dos kilómetros de longitud. También tenemos que tener en cuenta que en esta playa, al igual que en otras, los perros no pueden ir sueltos.
La villa de Santoña es una de las más antiguas y tradicionales de Cantabria. En ella, podemos visitar el Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Además, existen multitud de rutas que podemos realizar con nuestra mascota mientras admiramos este paisaje cántabro, con es la ruta de Buciero.

Si quieres saber dónde se encuentran el resto de playas que permiten el acceso a perros en 2016 consulta este link de playas pet-friendly de España.

Fuente: InterMundial Seguros de Viaje

10 playas de las costas españolas que admiten perros
¿Te ha gustado este post? Vótalo