Si has decidido disfrutar de tus próximas vacaciones a bordo de un crucero, deberás saber que los viajes por alta mar son muy diferentes a los que hacemos por tierra. Por ello, tendrás que preparar tu viaje de forma correcta, informándote, entre otros aspectos, del itinerario y de la normativa aplicable a bordo. Para ayudarte en tu estreno como crucerista, vamos a considerar los errores más comunes que, por desconocimiento, se suelen cometer a bordo de un crucero. De esta forma, sabrás cómo actuar, evitando situaciones incómodas con el personal a bordo o el resto de viajeros, manteniendo tu seguridad y la del barco, o ahorrando gastos extra. En definitiva, disfrutarás al máximo de tu primer viaje en crucero.

Estos son los errores que no debes cometer durante un viaje en crucero

1. No planificar tu viaje en crucero

​Al reservar un crucero, reúne la documentación requerida para poder subir al barco y transitar por los distintos puertos y ciudades incluidos en el itinerario. Además del DNI o pasaporte en regla, algunos países pueden solicitar un visado o autorización electrónica.

Si vas a volar hasta el puerto de salida del crucero, además de tener al día estos y otros documentos, lo ideal es hacerlo el día anterior. Si el vuelo se retrasa, estando la noche en la ciudad de salida evitarás perder el crucero. Lo mismo sucede si vas a coger un avión tras la finalización del crucero. Si el barco se demorara, tendrías menos posibilidades de perder el vuelo.

Infórmate de la hora de embarque para estar en el puerto con la suficiente antelación. Investiga acerca de las ciudades por las que parará el barco. Recuerda que las visitas tienen un horario limitado, así que elige en función de tus gustos los lugares a visitar, así como dónde comer o comprar. En caso de que quieras elegir un tour o excursión concreta, ten en cuenta que pueden llenarse rápido, así que lo mejor es reservarlos antes o apenas comiences el viaje en crucero. Lo mismo sucede con las comidas en restaurantes especiales, los espectáculos o los servicios a bordo.

2. Llevar artículos prohibidos en el crucero

Al igual que a un avión, no todo puede transportarse en un buque. Por ello, revisa la normativa para conocer los objetos permitidos y prohibidos a bordo antes de preparar tu equipaje y embarcar, no sólo por primera vez, sino también en cada puerto que haga parada el crucero. Un error típico de los cruceristas novatos es subir bebidas alcohólicas compradas en el duty free del aeropuerto o en uno de los destinos a visitar para consumirlas a bordo. En la mayoría de los buques, y en el caso de que puedas subirlas, te las retendrán hasta finalizar el crucero.

Tampoco se permite subir a bordo objetos que generen calor (plancha para la ropa, incienso o velas), artículos deportivos (bate de baseball, monopatín o tabla de surf) o los cortantes o punzantes, como cuchillos o tijeras, excepto las de higiene personal. Las planchas y secadores de pelo sí están permitidos.

A la hora de usar aparatos eléctricos o dispositivos electrónicos, ten en cuenta la tensión que figura en cada toma de corriente del camarote y el resto de estancias del barco.Es muy importante echar en la maleta la ropa que te será útil durante todo el viaje en crucero.

3. No llevar el equipaje adecuado

Además de transportar sólo los objetos permitidos a bordo, es muy importante echar en la maleta la ropa que te será útil durante todo el viaje en crucero. Elige ropa y calzado cómodo para el viaje al puerto de salida, sobre todo si vas a volar, así como para el viaje de vuelta, y para las excursiones. Mira el parte meteorológico de las ciudades y países que vas a visitar para vestir adecuadamente.

Aunque viajes por zonas de altas temperaturas, lleva algunas prendas de abrigo para protegerte del viento en zonas exteriores. No olvides el bañador para disfrutar de las piscinas y jacuzzis, elementos para protegerte del sol (gafa, gorra y crema) o ropa deportiva para el gimnasio.

Para el comedor y las actividades nocturnas (casino, discoteca, espectáculos, etc.) elige ropa más formal. La mayoría de los cruceros incluyen entre sus actividades programadas una noche de gala, en la que deberás guardar la etiqueta. Los hombres visten de chaqueta y las mujeres con traje de fiesta.

4. Creer que todo está incluido y es gratis

Cuando reserves tu viaje en crucero, deberás informarte de los servicios que pagas previamente. Además de la comida y el acceso a diferentes instalaciones, podrás pagar suplementos como los packs de bebidas alcohólicas y algunas excursiones. Eso sí, restaurantes especiales, tarjetas telefónicas, Wi-Fi, propinas o spa suelen pagarse a través de la cuenta a bordo, la cual saldarás al finalizar el viaje.

5. Viajar sin seguro para cruceros

Es muy recomendable adquirir un seguro específico para viajes en crucero, pues si necesitas recibir asistencia sanitaria en el barco, deberás saber que su precio es más caro que los de las clínicas en tierra. Además, si tu problema de salud no puede solucionarse en el crucero y requiere que seas trasladado a un hospital, un seguro como go | cruise de InterMundial te facilita y costea esta asistencia. Por lo tanto, con este seguro médico de viaje tendrás garantizada la asistencia médica en alta mar y en tierra. Otra ventaja de marcharte con un este seguro para viajar en crucero es poder cancelar o interrumpir el viaje recuperando el 100% de los gastos de anulación si algún problema importante te impide disfrutar el viaje.cruceros todo incluido: uno de los errores al viajar en crucero es desconocer los precios a pagar en la cuenta a bordo al finalizar el viaje, como los restaurantes especiales, las propinas, tratamientos de belleza u otros servicios

6. Fumar en las zonas no permitidas del crucero

¿Es posible fumar en un crucero? Sí, pero sólo en las zonas habilitadas y debidamente señalizadas para ello. La vigilancia y las medidas de seguridad para evitar incendios en un buque de pasajeros es extremadamente rigurosa. Como regla general, en el interior del buque no se puede fumar. Por ello, está prohibido fumar en el camarote y, en función de la naviera, en el balcón. El viento supondría un peligro como propagador de incendios en caso de que arrastrara colillas mal apagadas, también las arrojadas al mar desde las barandillas, acción esta última nada respetuosa con el medio ambiente.  

Por eso, se destinan áreas específicas para fumadores o espacios habilitados en las zonas comunes (salones, casino, discotecas, bares, etc.) No respetar esta normativa conlleva multa, que se suele pagar al finalizar el viaje.

7. Descuidar la tarjeta a bordo

Al subir al barco la compañía te proporcionará una tarjeta personal e intransferible útil para identificarte y para entrar y salir del camarote. Esta tarjeta está vinculada a tu tarjeta de crédito o a la de algún acompañante autorizado, de modo que todas las compras que realices en el crucero se cargarán en la cuenta a bordo. Algunas de estas cuentas funcionan con prepago. El último día de viaje, los gastos de la cuenta a bordo se saldan con un cargo -o abono en caso de no haber consumido el saldo prepagado- en la tarjeta de crédito vinculada.

Por ello, no pierdas de vista esta tarjeta durante todo el viaje el crucero para evitar perderla. Recuerda que en cualquier momento podrás dirigirte a recepción para saber cuáles son tus gastos a bordo.

8. No desactivar los datos móvilesroaming movil llamadas cruceros

No poner el móvil en modo avión o tener activos los datos móviles, aun teniendo contratada una tarifa roaming para los países por los que viajarás, hará que te lleves una sorpresa en tu factura de móvil al final del viaje. Durante las travesías en alta mar, los móviles se conectan por satélite, con unas tarifas mucho más altas que las habituales.

Por ello, si necesitas estar conectado, lo ideal es contratar bonos de acceso Wi-Fi disponibles por minutos o días de conexión. En cuanto a las llamadas, es posible también comprar tarjetas prepago en el barco.

Procura utilizar los accesos Wi-Fi gratuitos de los puertos en los que atraque el barco y de las ciudades que visites.

9. Entrar en las zonas prohibidas o reservadas a la tripulación

¿Quieres echar un vistazo a las cabinas de la tripulación y equipajes o necesitas encontrar a alguien de personal y no lo encuentras por ninguna parte? Haz caso a las señales y permanece en las zonas públicas del barco, evitando las zonas restringidas al personal o a los pasajeros por seguridad (saltar a los botes salvavidas, sentarse en las barandillas, etc.) Respeta los horarios de apertura y cierre de las diversas estancias comunes (comedor, spa, etc.)

Ten en cuenta que el personal a bordo no puede pasar su tiempo de trabajo alternando con los pasajeros, excepto por motivos de servicio o actividades de entretenimiento.

10. Dejar abiertos los balcones del camarote

La entrada de aire por los balcones del camarote hará desperdiciar la energía de la climatización del barco. Además, y sobre todo si tu camarote está en las plantas más altas del navío, el viento soplará fuerte y generará corrientes ruidosas, que también podrían ser peligrosas.uno de los errores al viajar en crucero es no contratr un seguro médico y de viaje específico

11. Colgar toallas y bañadores en los balcones y barandillas

Hay varias razones por las que no está permitido dejar estas prendas colgadas en las terrazas del camarote o sobre las barandillas de las zonas comunes exteriores. Toallas y ropa de baño podrían volar y caer al mar, a otras partes del barco o incluso a otros pasajeros.

12. Jugar con cometas

En las zonas exteriores más altas suele soplar el viento, especialmente cuando el barco está navegando. Si pensabas que podrías aprovecharlo para jugar con una cometa, deberás saber que en la mayoría de los cruceros está prohibido utilizarlas, al igual que objetos hinchables como globos.

12 errores a evitar en los viajes en crucero
4.7 (93.33%) 6 votos