Desde finales de marzo hasta principios de mayo, la floración de los cerezos va tiñendo los paisajes de Japón y marcando la vida social de los japoneses. Tanto es así que cada año se elabora un calendario que señala los mejores días para contemplar los cerezos en las diferentes regiones del archipiélago. Las fechas de floración varían función de las condiciones climáticas de cada una de la regiones. Miles de personas de dentro y fuera del país se desplazan a los puntos más importantes para poder disfrutar de la contemplación de los cerezos, que en Japón se llaman sakura.

El acto de contemplar los cerezos recibe en Japón el nombre de hanami y suele realizarse en compañía de amigos, familiares, compañeros de estudios y de trabajo. Pasear bajo los cerezos y recibir una lluvia de flores se considera un gran placer, y una invitación a reflexionar sobre lo efímero de la vida, por la corta existencia de las flores. Este sentimiento de melancolía en relación con el transcurrir de las estaciones se ha visto reflejado ampliamente en las artes plásticas y la literatura japonesas. Las fiestas hanami se celebran en Japón desde hace siglos y hoy en día se celebran en parques, jardines públicos y privados a lo largo del país.

Sakura-III

Los cerezos en flor también son un escenario privilegiado para disfrutar en comidas al aire libre. Miles de personas se dirigen cada año a los parques públicos para disfrutar con familiares y amigos de un picnic bajo las flores. Sin embargo, no es tarea fácil encontrar un sitio en los parques más concurridos, como el parque Ueno en Tokio, con 1.200 arboles en flor. Para ello hay que dejar una esterilla temprano por la mañana e indicar la hora prevista para el inicio de la comida, así como los nombres de las personas que van a participaren la misma.

Aunque la floración de los cerezos es un fenómeno común a todo el país, algunas regiones y ciudades son famosas por sus hanamis, como la ciudad- castillo Hirosaki, que atrae cada año a miles de visitantes por la perfecta integración entre arquitectura y naturaleza en flor. La montaña Yoshino-Yama, con sus 30.00 cerezos es otro de los lugres privilegiados para disfrutar el hanami. En Japan Mint, en Osaka hay más de cien variedades de cerezos, y aunque normalmente está cerrado al público, en el mes de abril se abre durante una semana para que los visitantes para que puedan disfrutar de flores de cerezo de varios tipos y tamaños.

¿Conoces otros lugares para disfrutar de los cerezos en flor?

 

 

InterMundial Seguros de Viaje

Fuente imagen: Mundofotos

El esplendor de los cerezos en flor en Japón
4 (80%) 1 voto