¡Enhorabuena, vais a tener un hijo! Probablemente ésta sea una de las frases que más felicidad cause en una pareja con ganas de ampliar la familia, pero también una de las que provoque más pánico… A partir de ese momento la vida va a tomar un rumbo completamente distinto.

Tras ese torrente inicial de emociones contradictorias, empiezas a valorar aquello que es importante en tu vida y en qué se convertirá a partir de ese momento. Si antes de ser padre también eras un viajero empedernido probablemente te toque tomar otra decisión vital ¿vamos a viajar con el niño o mejor esperamos a que sea mayor? Yo lo tuve claro desde el primer instante y desde que nació nuestro hijo mayor no hemos parado de viajar. Ahora que tenemos dos hijos, de seis y tres años, estamos muy orgullosos de haberles infectado con el virus viajero y siempre nos están preguntando por el próximo destino y cuándo nos vamos. En cada viaje aprenden muchísimas cosas sobre la vida, especialmente sobre tolerancia y respeto hacia otras culturas y eso es una herencia impagable.

Desde entonces (y gracias a que contamos nuestras aventuras viajeras en familia en el blog) hemos ayudado a muchos padres y madres a resolver sus dudas sobre viajes con niños y curiosamente la mayoría de ellas están relacionadas con temas de alimentación y, sobre todo, de salud. No podemos evitar que los peques se pongan malos, pero sí darles la confianza necesaria para que sepan que si pasa algo se va a poder resolver.

5 consejos para contratar un seguro de viajes cuando se viaja con niños

Mejor un seguro con cancelación

Cuando se viaja con niños los imprevistos están a la orden del día. Los niños suelen enfermar con mayor frecuencia que un adulto, especialmente si son pequeños, ya que sus cuerpos necesitan inmunizarse contra infinidad de virus. Puede haber motivos de salud que incluso nos hagan plantearnos si finalmente vamos a viajar o no, ya que si el peque no está al 100% no va a disfrutar de la experiencia y nosotros tampoco.

Por este motivo, nosotros siempre contratamos un seguro de cancelación. Si por cualquier motivo no puedes comenzar tu viaje, simplemente tienes que presentar la documentación que lo justifique y recuperas los gastos ocasionados por anularlo (vuelos, reservas de hoteles, incluso excursiones, actividades o entradas de museos o parques de atracciones). A la hora de contratar un seguro con cancelación es importante mirar las causas por las que te van a cubrir una posible anulación del viaje. Lo más común que es los padres tengan que quedarse en casa por tener que cuidar a sus hijos por alguna enfermedad grave o alguna intervención quirúrgica inesperada, así que mejor tener un seguro con el que se pueda anular el viaje con cobertura de gastos también para los acompañantes familiares.

Las coberturas, la clave de un buen seguro para familias

La gran mayoría de los seguros de viaje incluyen distintos tipos de coberturas para sus asegurados, pero en mi opinión a las que debemos prestar mayor atención es a la de asistencia sanitaria y responsabilidad civil, que suelen llevar un límite económico. Ten en cuenta que la póliza cubra gastos de hospitalización, intervenciones quirúrgicas, gastos de enfermería, desplazamiento de acompañantes, etc. Es importante que el seguro se haga cargo de los gastos en destino, en vez de reembolsarlos a la vuelta.

Por ejemplo, si los niños (que son más propensos a enfermar) necesitan visitar un servicio de urgencias, es importante que el seguro cubra esos gastos en destino para tranquilidad de los padres.islas feroe

Tranquilidad, pero para toda la familia

Parece una perogrullada, pero siempre viajaremos más tranquilos si tenemos facilidades para que toda la familia esté asegurada. Para evitar complicaciones, es importante buscar un seguro con modalidad familiar que considere a todos los hijos menores de 18 como asegurados.

En este sentido, hay seguros que no aumentan su precio por esta circunstancia, independientemente del número de hijos con los que se viaje.

Que cubra los pequeños accidentes y visitas al dentista

Yo no sé como serán tus hijos, pero los míos son de los que no paran ni un segundo quietos. Esta actitud, que es muy habitual en los niños, puede provocar pequeños accidentes o caídas que nos den un susto a los padres y que acabe con ellos en el dentista. Por ese motivo, mira que entre las coberturas de tu seguro se cubra el tratamiento urgente de un diente natural y los servicios de un dentista.

También es interesante que el seguro de viajes cubra el tratamiento para el alivio del dolor relacionado con una infección de encía o diente surgida durante el viaje.valle del jerte en familia

¿Y si se ponen enfermos los adultos?

Aunque gocemos de una salud de hierro, puede pasar que los que nos pongamos enfermos seamos nosotros los adultos. Pocas veces me ha sucedido, pero el verano pasado de viaje por Austria con la familia, tuve unas fiebres altísimas que me impidieron estar al 100%.

Espero que no te pase, pero por si acaso es importante contratar un seguro que te de tranquilidad ante estas situaciones. Si no puedes hacerte cargo de los niños por enfermedad o accidente, contrata una póliza en la que la aseguradora organice y costee el desplazamiento, ida y vuelta, de una persona que pueda acompañar a los peques de vuelta a casa.

En definitiva, si quieres que tú y los tuyos sólo se preocupen de disfrutar de las vacaciones, te en cuenta estos consejos para contratar un seguro para viajar con niños. Lo más probable es que no lo utilices, pero cuando se va con la familia más vale prevenir y no dejar temas tan importantes como la salud y la seguridad al azar.

  Post redactado por El Pachinko

blog de viajes El Pachinko

Consejos para contratar un seguro de viaje para viajar con niños
3 (60%) 2 votos