En estas fechas navideñas, nada mejor que disfrutar de las luces, adornos y mercadillos con que se engalanan las calles de ciudades y pueblos. Por eso nuestra propuesta de ocio para este fin de semana es que te sumerjas en este ambiente especial visitando alguno de los Nacimientos que se instalan por toda España. Los hay para todos los gustos: desde los tradicionales belenes napolitanos o barrocos, hasta los nacimientos efímeros de arena o los que se elaboran con materiales tan deliciosos como el chocolate. A continuación te presentamos cinco Belenes que no te puedes perder.

Los mejores belenes de España

El Belén del Príncipe (Palacio Real de Madrid)

Llamado así porque las primeras figuras las trajo Carlos III para su hijo, el príncipe Carlos IV, desde Nápoles, durante sus primeras navidades como Rey de España. El entonces príncipe lo completó a lo largo de su vida con piezas de autores napolitanos, genoveses y españoles, convirtiéndose en uno de los mejores conjuntos del siglo XVIII.

Fue voluntad del monarca que el Nacimiento fuera de disfrute público, y desde entonces, se expone en el Palacio Real cuando llegan estas fechas. Como todo Belén napolitano, traslada a la escena bíblica del nacimiento de Jesús la pompa y boato de la corte napolitana, por eso proliferan los desfiles y la llegada de embajadores, y se exalta vida en el campo, muy del gusto neoclásico.

Las piezas maéstras que hoy se conservan del Belén del Príncipe, se exponen en el Salón de Alabarderos del Palacio Real de Madrid y este año presenta como novedad un campamento oriental con una tienda otomana.

Belén Barroco de Salcillo (Palacio de Cibeles, Madrid)

Este año se ha instalado una joya del barroco en el Ayuntamiento de Madrid: el Nacimiento creado por el escultor murciano Francisco Salcillo (1707-1783), que habitualmente se muestra en el Museo que lleva su nombre en Murcia.

Este belén consta de 550 figuras de arcilla y madera y fue creado para el noble murciano Jesualdo Riquelme. El Belén recoge los episodios evangélicos de forma cronológica e introduce escenas costumbristas del siglo XVIII.

Belén en movimiento de la Iglesia de Santa María de Laguardia (Álava)

Es un belén barroco en movimiento formado por 73 piezas, muchas articuladas o con resortes que las dotan de movimiento para escenificar distintos pasajes de la infancia de Jesús. La música de fondo y los escenarios con escenas cotidianas hacen de este belén una auténtica pieza teatral, reminiscencia de los Autos Sacramentales medievales, que eran representaciones de diferentes escenas de la vida de Jesús con carácter educativo.

Belén de arena de la Playa de las Canteras (Gran Canaria)

Este Belén, que este año cumple su octava edición, incluye seis escenas navideñas realizadas por seis escultores internacionales. Con 2.000 toneladas de arena han recreado escenas del Belén, Nacimiento, Reyes Magos, las aldeas y personajes tradicionales, con algunos guiños al paisaje de Gran Canaria. Los donativos que realicen los visitantes se destinarán íntegramente a cuatro comedores sociales.

Belén de chocolate en Rute (Córdoba)

Los maestros pasteleros mantienen viva esta tradición centenaria para la que se han empleado este año más de 1.400 kilos de chocolate negro y blanco, que se ha distribuido en 66 metros cuadrados. Las escenas evangélicas se desarrollan este año en el paisaje jienense, y en las calles y edificios más representativos de Jaén, Úbeda y Baeza.

¡Anímate a visitarlos!

5 belenes que merece la pena visitar esta Navidad
¿Te ha gustado este post? Vótalo