Cerca de Pisa, en la provincia italiana de La Spezia encontramos Cinque Terre, cinco pueblecitos cercanos al mar, situados entre riscos y colinas, cuyo encanto no solo reside en el paisaje que les rodea, sino en su colorido, en sus estrechas y empinadas calles, y por conservar aún todo el encanto de antaño; ya que desde 1997 es un espacio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Bañados por el Mar de Liguria, Cinque Terre está comprendido por los pueblos de Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore.

Se encuentran rodeados por un precioso paisaje montañoso en forma de terrazas que descienden hacia el mar en pendiente.

¿Cómo llegar a Cinque Terre?

Los aeropuertos más cercanos a Cinque Terre son Milán, Florencia y Pisa y, a continuación, necesitarás tomar tren o bus hasta La Spezia, Sestri Levante o Monterosso y después utilizar trenes regionales, ferris o caminar para llegar a cada uno de los pueblos. En algunos de los pueblos prohíben la entrada a los vehículos, y en los que se puede circular, los parkings suelen estar abarrotados.

Una vez llegues a la estación de tren, lo mejor es comprar la Cinque Terre Card, una tarjeta que permite viajar en los trenes regionales y acceder a los senderos.

La mayoría de los trenes regionales paran en Riomaggiore, Monterosso, Levanto y La Spezia, pero solo algunos hacen parada en Manarola, Corniglia y Vernazza.

Es posible caminar entre los cinco pueblos en unas 6 horas, sin contar paradas. La Cinque Terre Trekking Card te da acceso a todos los senderos, y es posible adquirirla al inicio de cada uno de ellos. ¡Lleva agua y comida! En estos senderos no hay negocios.

Si optas por el ferry, busca las taquillas en los muelles de cada pueblo. Los billetes en barco no se incluyen en la Cinque Terre Card.

Seguro para viajar a Cinque Terre

Cinque Terre es perfecto para hacer senderismo, ciclismo, paseos en barco y disfrutar de una gastronomía de primera calidad. Por ello, asegura tu estancia en Italia con un seguro de viaje con coberturas propias del seguro deportivo, tales como la asistencia médica por accidentes practicando senderismo y otros muchos deportes.

Monterosso al Mare

monterosso

Es el pueblo más occidental, donde se encuentra la playa más extensa y, por lo tanto, donde mayor turismo se concentra. Situado en un pequeño golfo, se accede a él a través de un túnel, ya que está rodeado de colinas de viñedos y olivos. La torre medieval de su campanario data del siglo XVI y es una de las antiguas trece torres que protegían el pueblo.

Vernazza

Vernazza

Vernazza es de los pueblos más mágicos de Cinque Terre. Solamente se puede acceder por una carretera, ya que sus casas descienden por una empinada colina hasta el mar. Sus estrechas callejuelas bajan a la calle principal, donde se encuentra un pequeño puerto. Se pueden observar los fuertes que, situados en cada extremo del pueblo lo protegían de los bárbaros. Es, tras Monterosso, el segundo pueblo más occidental de las Cinque Terre.

Corniglia

corni

Es uno de los pueblos más pequeños de Cinque Terre y está encaramado en lo alto de una colina. Para acceder es necesario subir una gran escalera, conocida como Lardarina, con casi cuatrocientos escalones. En él podemos encontrar muchas pequeñas y elegantes tiendas muy al estilo tradicional italiano.

Manarola

Manarola

Encerrada por dos colinas, Manarola desciende hacia al mar hasta ser una cuesta de piedra lisa, perfecta para tomar el sol cerca del agua. Es el más tranquilo de los cinco pueblos y un perfecto lugar para disfrutar de la naturaleza, sobre todo del paseo cercano al mar que une Manarola con Riomaggiore, la vía del Amor. Al igual que en el resto de pueblos, las viviendas están pintadas con los colores típicos de Liguria.

Riomaggiore

Romaggiore

Es el pueblo más oriental y desde su calle principal se puede observar el resto de pueblos, a la vez que se disfruta del atardecer.

Fuente: InterMundial

Conoce la belleza de Italia en cinco pueblos: Cinque Terre 4.00/5 (80.00%) 3 votos