La capital de Dinamarca, Copenhague, es la ciudad más grande del país. En ella se encuentra el Parlamento (Folketing) en Christiansborg, familiar para algunos debido a la serie Borgen, y la residencia de la Familia Real en Amalienborg. Podría decirse que es la ciudad más tranquila de Escandinavia, pues Copenhague tiene un aire europeo, calles muy vivas y mucha cultura por el café, algo que hará que quieras volver una y otra vez. La ciudad es perfecta para pasear, o alternativamente, hacer como un local y subirse a una bicicleta, el modo de transporte preferido por muchos. A lo largo de la ciudad, hay un ambiente náutico reflejado en las coloridas casas de Nyhavn y veleros atracados por los muelles. Aquí es donde comenzó la revolución de la comida nórdica tan popular. Como consecuencia de ello, Copenhague es el hogar de un gran número de restaurantes de vanguardia, incluyendo Noma, de fama mundial donde las mesas se deben reservar con meses, o incluso años, de antelación. ¿Ya se te han despertado las ganas de viajar a Copenhague?

A la hora de organizar tu viaje a Dinamarca, además de hacer las correspondientes reservas de vuelos y alojamiento, no descartes la idea de adquirir un seguro de asistencia en viaje para estar cubierto ante posibles contratiempos antes y durante tu estancia en el país. ¿Para qué tipo de incidencias sirven estos seguros de viaje? Veamos tres casos: Si un problema de importancia te impide viajar a Copenhague, podrás cancelar el viaje sabiendo que recuperarás el 100% de los gastos. En caso de necesitar un médico en el destino, contactando con la aseguradora te indicarán qué centro visitar para ser atendido, sin que tengas que correr con los gastos sanitarios. Si tu vuelo se retrasa de modo que tienes que correr con gastos de comida y bebida, o incluso una noche de hotel, la aseguradora te los reembolsa.

Tras este consejo de viaje, veamos esos 12 lugares que no te puedes perder en Copenhague.

12 lugares que ver en Copenhague

Jardines de Tivoli

Jardines de Tivoli

Un paseo desde la Plaza del Ayuntamiento, cruzando H.C. Andersens Boulevard nos lleva al lugar en que se inspiraron los parques temáticos de Disney, el famoso parque de atracciones de Tivoli y sus jardines, los cuales datan de 1843. Aquí, encontrarás más de 20 atracciones, como montañas rusas, norias, salas de espejos, títeres, teatros al aire libre, restaurantes, jardines y una sala de conciertos que se ilumina por la noche. Este parque es famoso en todo el mundo y aparece en muchas películas. De hecho, se podría decir que es la atracción más famosa de Copenhague. En Navidad, Tivoli, se convierte en un país de fantasía.

Palacio de Christianborg en Dinamarca

Palacio de Christiansborg

En la pequeña isla de Slotsholmen se encuentra la sede danesa del gobierno y un lugar que debe ser visitado por toda persona que viaje a Copenhague: Christiansborg que tiene más de 800 años de historia y en la actualidad, alberga el Parlamento, la Oficina del Primer Ministro, y el Tribunal Supremo. Además, algunas salas todavía se utilizan por la Casa Real, aunque por suerte, casi todo está abierto al público. Ocupa el lugar donde el Obispo Absalon construyó las primeras fortificaciones de la ciudad en 1167, y aún se pueden visitar las ruinas de este antiguo castillo y la fortaleza medieval, los cuales fueron descubiertos cuando palacio estaba en construcción.

Museo Nacional de Dinamarca

Museo Nacional de Dinamarca

Con una paseo fácil de diez minutos desde Tivoli a lo largo de Vestergade te llevará hasta Museo Nacional (Nationalmuseet), un lugar de visita obligada para cualquier persona con un interés en la historia y la cultura danesa. Allí se encuentran impresionantes piedras rúnicas y la colección de historia danesa incluye un carro solar (objeto de culto con la forma de un carro) con más de 2.000 años de antigüedad, arte perteneciente a iglesias románicas y góticas, porcelana danesa  y colecciones de antigüedades y monedas. La colección etnográfica, incluyendo artículos de Groenlandia, nos traslada a la vida entre los esquimales. Otras áreas cubiertas incluyen Asia, África y Oceanía, así como la cultura de los indios. Aquí también se encuentra el Palacio del Príncipe (1744), un edificio rococó influenciado por el estilo francés de la época. Alrededor de cinco minutos a pie del Museo Nacional está el Museo de Thorvaldsen, que también vale la pena visitar.

Galería Nacional de Dinamarca

La Galería Nacional de Dinamarca (Statens Museum for Kunst)

La Galería Nacional de Dinamarca muestra la mayor colección de arte danés de la década de 1700 hasta la actualidad, así como impresionantes obras de todo el mundo. Destacan la exposición de arte danés y nórdico, que abarca 150 años, así como las pinturas de los grandes maestros holandeses, Edvard Munch, entre otros. La luz natural inunda los pisos superiores que dan a la galería un ambiente maravilloso. Asegúrese de recoger un mapa antes de explorar todas las colecciones. El café es muy agradable y un gran lugar para relajarse y disfrutar de los alrededores.

Nyhavn

El puerto de Nyhavn

En la parte trasera de Amalienborg se encuentra Nyhavn, flanqueada por una calle del mismo nombre. Al final del puerto, un ancla sirve como un monumento a los marineros daneses que perdieron sus vidas en la Segunda Guerra Mundial. Nyhavn fue una vez un barrio de mala reputación de la ciudad, pero ahora, con sus casas pintadas de vivos colores, la zona alberga muchos restaurantes y cafeterías, por lo que se ha convertido en una parte particularmente encantadora de la ciudad.

La torre redonda, Copenhague

La torre redonda (Rundetårn)

En Købmagergade se encuentra la Torre Redonda (Rundetårn), de 36 metros de altura, que fue construida como observatorio en 1642. Ahora también alberga una pequeña colección relacionada con el famoso astrónomo danés Tycho Brahe. Parte de su espectacularidad viene dada por la plataforma, a la que se llega por una amplia rampa en espiral. Desde la la parte más alta las vistas panorámicas de la ciudad son magníficas. Una nueva atracción es el suelo de cristal flotando a 25 metros de la tierra donde se puede mirar hacia abajo en el núcleo del castillo. A los fans de Hans Christian Andersen les interesará saber que la torre se nombra en en su conocida historia El Yesquero – “ojos tan grandes como la Torre Redonda.” Después de disfrutar de las vistas y conseguir un poco de aliento, ¿por qué no continuar con un paseo por el casco antiguo? Date una vuelta por medio de Skindergade y Kejsergade a Gråbrødretorv, una de las plazas con más encanto de Copenhague.

Castillo Amalienborg en Copenhague

Castillo de Amalienborg

En menos de un kilómetro y media desde Rosenborg, en el barrio de Frederiksstaden se encuentra el palacio hermano de Rosenborg, Amalienborg, junto con sus jardines frente al mar. Los cuatro palacios que dan a la plaza fueron construidos originalmente como residencias de la nobleza, pero pasaron a manos de la familia real después de un incendio en Christiansborg en 1794. El palacio toma su nombre de la reina Sophie Amalie que tenía una suntuosa residencia de verano en el sitio , que también se quemó en 1689. Este área fue diseñada para ser un modelo de sociedad con el rey como epicentro y la aristocracia (los cuatro palacios) rodeándole. Hoy en día, la reina Margarita II y su familia ocupan el piso superior de Christian IX Palace y el Palacio Moltke se utiliza para fines oficiales. Los soldados de la Guardia Real, con sus pieles de oso y azul (en ocasiones festivas rojo, blanco y azul) los uniformes es un símbolo único de la ciudad.

Zona de compras de Copenhague

La zona de compras Strøget

Un paseo de unos cinco minutos desde Christiansborg te lleva a la animada zona comercial de Strøget, donde encontrarás una gran variedad de boutiques, cafeterías y restaurantes. Strøget, un apodo de la década de 1800, se compone de varias carreteras que cruzan entre sí, a partir de la Plaza del Ayuntamiento (Rådhuspladsen) y termina en Kongens Nytorv. Algunas calles adyacentes en el norte también se han peatonalizado. Las tiendas internacionales de marca como Max Mara, Prada, Louis Vuitton y Hermès tienden a estar  al final de la calle frente a la dirección de Kongens Nytorv. Siga Strøget hacia la plaza del Ayuntamiento para visitar tiendas asequibles.

Palacio Rosenborg

Palacio Rosenborg

A menos de diez minutos a pie de la Torre Redonda se encuentra lo que es ahora el hogar de algunos de los mayores tesoros culturales de Dinamarca, el palacio Rosenborg, que fue construido originalmente por Christian IV como un palacio de recreo. Habitado por la familia real hasta 1720 y después utilizado como residencia de verano, el palacio y el contenido se convirtió en un museo en 1838. En el sótano están las joyas de la corona danesa y regalía real. Tiene particular interés la Sala de Mármol, una sala de recepción de estilo barroco, y el Salón de los Caballeros con el Trono de la Coronación  (utilizado entre 1871-1940), así como los famosos tapices Rosenborg, que han adornan las paredes desde 1693.

La Sirenita

Kastellet y la Sirenita

Seamos realistas: No se puede visitar la capital danesa sin ver la Sirenita, para lo que hay que andar a lo largo del paseo marítimo de Nyhavn a Kastellet (menos de dos kilómetros) para disfrutar de la estatua icónica y sus alrededores. Kastellet es la antigua ciudadela de Frederikshavn, las partes más antiguas de las cuales datan de 1625, pero los edificios están bien mantenidos y vale la pena dar una pequeña vuelta por allí.  La Sirenita (Den lille Havfrue), que verás desde la costa, es el emblema oficial de Copenhague. La escultura es de bronce, fue creada por Edvard Eriksen en 1913 y se basa en un tema de uno de los cuentos de hadas de Hans Christian Andersen que cuenta la historia de una sirena que salió de las profundidades del mar, porque ella se había enamorado con un príncipe. Lamentablemente, como el príncipe no le correspondió con su amor, se vio obligada a abandonar el mundo de los humanos y volver de nuevo a la mar.

Plaza del Ayuntamiento de Copenhague

Plaza del Ayuntamiento

La plaza Rådhuspladsen está dominada por Ayuntamiento de Copenhague, el cual fue construido entre 1892 y 1905. Este edificio se basa en una mezcla de renacimiento italiano y arquitectura danesa medieval. Para obtener unas maravillosas vistas puedes subir a la torre de 106 metros de altura, la más alta de la ciudad. Por encima de la entrada principal hay una figura de obispo Absalon en cobre dorado, y en el Gran Salón se encuentran los bustos de notables daneses como Martin Nyrop (1849-1921), el arquitecto que diseñó el edificio, el escultor Bertel Thorvaldsen (1770 a 1840) , Hans Christian Andersen (1805-76), y el físico Niels Bohr (1885 hasta 1962). El Reloj Mundial en la entrada principal fue diseñado y construido por Jens Olsen en 1955 y muestra no sólo la hora y fecha, sino también varias constelaciones astronómicas.

Christiania

Christiania

Lo que comenzó como un asentamiento hippie hace más de 40 años este área única y polémica fue designada en primer lugar como un experimento social y ahora es propiedad de los residentes. Christiania es una de las atracciones turísticas más querida de Dinamarca, y cada año, este “Freetown” atrae a un millón de visitantes. Es cierto que puede que no sea del gusto de todos, sin embargo, se trata de una sociedad alternativa que funciona, un lugar donde simplemente no se aplican muchas normas aceptadas, y la gente vive por sus propias normas. Los coches están prohibidos, las bicicletas son el principal modo de transporte y los caballos andan libres. Lo más destacado son las casas y edificios hechos a mano y el gran lago donde los niños chapotean en los días calurosos de verano. Las pequeñas tiendas y cafeterías utilizan una moneda especial de Christiania.

Fuente: Planet ware

 

12 lugares de Copenhague que no te puedes perder
5 (100%) 2 votos