Chile es un país estrecho y largo. Su parte continental alcanza un largo de 4.270 km y la parte más estrecha apenas llega a los 90 km. Muchos dirían que en ese espacio cabe poco. Pero se equivocan. Desde la belleza desértica del norte, en Atacama, pasando por la bohemia y la cultura, en Valparaíso, hasta llegar a la zona austral, en Puerto Natales, Chile es todo un país para descubrir. Encontrarás paisajes espectaculares como las Torres del Paine, lugares míticos como Isla de Pascua, o casas de poetas, como las de Pablo Neruda. Por si fuera poco, está la gente. Los chilenos harán de tu viaje por Chile una experiencia que no olvidarás jamás.

Chile tiene lugares mágicos. Planifica tu viaje con esta guía.

Nada como planificar al máximo tu viaje para que todo salga bien. No solo es tener claro aquellos lugares que no debes perderte. También es tener claro la documentación que necesitarás y otras cuestiones relativas, como la salud, al transporte, las comidas y los alojamientos que te encontrarás. ¿Vamos?

La mejor época para viajar a Chile

No hay una sola época buena para viajar a Chile. Hay varias, y dependerá de las regiones que visites y del tipo de turismo que quieras hacer. ¿Te gusta hacer senderismo, deporte de aventura, visitas gastronómicas o culturales? Debes saber que Chile tiene zonas declaradas como extremas debido a su climatología especial, que coinciden con el norte, desértico, y con el sur, oceánico. Y recuerda que las estaciones son inversas a las de Europa.

Si vas a viajar al norte, la mejor época es entre mayo y septiembre. Si te vas a quedar por el centro, los mejores meses son entre mayo y septiembre. Y, por último, si vas a viajar al sur, cuenta mejor con los meses de diciembre a febrero. Una advertencia: ni se te ocurra viajar al sur para hacer el sendero de Torres del Paine en los meses de nuestras vacaciones de verano, porque es cuando allí el clima es más hostil, con altas precipitaciones y frío intenso.

A parte del clima, hay que tener en cuenta que el periodo de vacaciones en Chile es de final de diciembre a final de febrero. Para evitar masificaciones y precios altos,  pero aprovechando todavía el buen clima, es aconsejable viajar entre noviembre y principios de diciembre y marzo.

Sobre la saludconsejos para viajar a Chile

En las zonas extremas, los contrastes térmicos del día con la noche, pueden acarrear algún pequeño catarro. Algunas recomendaciones básicas para no sufrir ningún problema son: Si viajas a las zonas del norte, siempre hace mucho calor durante el día, así que hay que hidratarse bien y protegerse del sol. En el sur, en cambio, deberás tener siempre a mano ropa de abrigo, y algún impermeable. Depende de la época, pero en general en La Patagonia te puedes encontrar las cuatro estaciones en un día.

En Isla de Pascua y en alguna otra zona hay mosquitos. No son un problema, pero si eres de los que siempre le pican, carga con un buen repelente. En general, no hay mayores problemas. No requieres vacunación especial. Lo típico, evita consumir agua no embotellada y comer verduras crudas.

En cuanto a la documentación

En cuanto a documentación para viajar a Chile como español, es bien fácil. Solo necesitarás el pasaporte con una vigencia mínima de 90 días. Y muchas ganas de pasarlo bien. Chile tiene un reglamento de entrada al país muy riguroso con los alimentos y tendrás que declarar todos los productos vegetales y animales que lleves contigo.

Sólo teniendo en cuenta el precio de los vuelos y que permaneceremos en un continente diferente, es muy recomendable viajar a Chile con un buen seguro de viaje que te garantice los gastos de asistencia médica, de una posible cancelación de las reservas o de incidencias con el transporte. Ya que Chile es un país propicio para el senderismo o las excursiones en helicóptero, consulta que también la póliza te permita ampliar las coberturas frente a incidencias relacionadas con el turismo de aventura.

Si el motivo de tu viaje principal es la práctica de deportes de nieve, opta por un seguro de esquí que también te cubra durante todo el viaje.

Volar a Chile

Para llegar a Chile desde España, hay vuelos directos desde Madrid o desde punto europeo. El aeropuerto principal de entrada al país es al Aeropuerto Internacional de Chile. Por ejemplo, si tu sueño es ir a Isla de Pascua, algo, que por otra parte, te aconsejamos, deberás llegar primero a Santiago de Chile y desde allí volar a Pascua. Los precios de los vuelos a Chile no son baratos. Es recomendable buscar ofertas con antelación.

A la hora de alojarnos

Una vez que lleguemos, tendremos alojamientos de varios tipos. Depende de lo que busques: Hostales con habitaciones para compartir, camping en parajes naturales, hoteles de tipo medio hasta de lujo. Además, contarás con las típicas plataformas de turismo colaborativo. Sería muy interesante que te alojaras en casa de algún chileno, para conocer bien el lugar y el carácter del país. En cuanto a precios, la tarifa de alojamiento es similar a la de cualquier país europeo. En comparación a otros países sudamericanos, como Bolivia o Perú, Chile es más costoso a la hora de dormir.

Hay que tener en cuenta que las vacaciones escolares del país son desde finales de septiembre a finales de febrero. En esa época a los chilenos les encantan viajar y conocer su propio país. Por lo tanto, es la época de precios máximos y reducida disponibilidad, por lo que tendrás que mirar y reservar con antelación.

Los imprescindibles que ver en Chile

Hay tanto que hacer y ver en Chile que esta lista es solo a modo de aperitivo.atardecer en Moais

San Pedro de Atacama es uno de los mejores lugares del mundo para ver el cielo. Cualquier noche podrás contar más estrellas que en toda tu vida. Está en pleno desierto de Atacama, uno de esos lugares que bate récords de aridez, pero también de belleza.

Santiago de Chile, la capital, es una ciudad asombrosa, salpica de cerros que se levanta por toda su extensión. La Gran Torre de Santiago, el edificio más alto de Latinoamérica, se disfruta de unas vistas espectaculares. Abajo, cultura, modernidad, restaurantes, y mucho “carrete” en los barrios más emblemáticos de la ciudad.

Valparaíso, cerca de Santiago de Chile, es otro mundo. Como todas las ciudades portuarias es ciudad de encuentro y de bohemia. Pasear entre sus cerros, por calles que sube y bajan, es por si solo toda una experiencia por la que vale llegar hasta aquí.

En Isla Negra, la presencia de Pablo Neruda sigue viva. En su casa más carismática nos espera un recorrido a través de la vida del poeta y de la cultura e historia de Chile.

Para los más aventureros, la carretera Austral, una de las vías míticas más famosas del mundo, tiene paisajes en cada recodo que nos harán detenernos cada pocos kilómetros; en el sur, nos espera la Patagonia Chilena, muy cerca del fin del mundo.

Y no sólo continental; Chile tiene algunas islas maravillosas. La más famosa, Isla de Pascua, con sus moais guardando un secreto milenario; pero también el archipiélago de Chiloé, uno de los lugares más mágicos del país.

Cómo moverse en Chileguia para viajar a Chile

Las diferentes regiones del país están bien comunicadas entre sí. Hay compañías de autobuses de calidad, alquiler de coches y vuelos internos. Solo hay que tener previsión con las distancias.

Si viajas por poco tiempo, ten en cuenta que hay distancias que son complicadas de cubrir por carretera y transporte público. Por lo que te verás obligado a recurrir a algún vuelo interno. Cuando hagas recorridos en autobús asegura, como mínimo, el pasaje un día antes. Por último, si en algún lugar has pensado alquilar una moto para moverte, en Chile te van a pedir que en el carnet internacional se especifique que puedes conducirla.

¿En bicicleta, en autobús o en coche? Recorrer Chile es fácil.

Qué comer en Chile

En Chile disfrutarás de una gastronomía diversa, y según la zona donde te encuentres podrás descubrir uno u otro plato. Hay buenos restaurantes, pero sus precios pueden ser algo elevados para presupuestos reducidos. Por el contrario, siempre puedes ir a algún mercado, con mayor higiene que otros países sudamericanos y con ofertas más populares.

Empanadas, sopas, pastel de choclo, pescados, asados patagónicos, cocina a la brasa, comida rápida como los famosos sándwiches chilenos… Y para beber el típico pisco, y una gran variedad de vino, como en el Valle de Casablanca y otras zonas vinícolas del país. Chile, como puedes ver, no sólo se disfruta, también se saborea.

Para disfrutar

Déjate llevar, disfruta del paisaje, habla con los chilenos, asómbrate de las estrellas en Atacama, siente la naturaleza a lo largo de la carretera Austral, sueña, mira al sol, y llévate todos los recuerdos que puedas.

Post redactado por | Ahora toca viajar

Twitter de Ahora toca viajar

Guía práctica para viajar a Chile
5 (100%) 6 votos