content.imagen_cabecera.alt

¿Qué es la franquicia en el seguro?

Uno de los conceptos que más dudas genera a la hora de contratar un seguro de viaje es el de la franquicia. Sin embargo, junto a los límites de gastos cubiertos, las condiciones y las exclusiones, la franquicia es uno de los puntos clave que te ayudará a elegir el seguro más adecuado en función de tus necesidades.


Definición de franquicia

La franquicia es la cantidad económica que un asegurado debe asumir en caso de que se produzca una incidencia. En otras palabras, es la parte del daño producido por un siniestro de la que el asegurado tiene que hacerse cargo. Como explicaremos más adelante, la franquicia puede suponer un importe fijo o un porcentaje sobre el total de la cantidad asegurada.

Pero, ¿por qué se aplican franquicias? ¿El coste de las incidencias no está cubierto por el precio que el asegurado paga por su póliza? Muchos asegurados suelen hacerse este tipo de preguntas y, por suerte, la respuesta es sencilla: las franquicias están diseñadas para cubrir siniestros que suponen para la aseguradora gastos de gestión y tramitación muy elevados. Por eso, en muchas ocasiones, las compañías de seguros establecen una cantidad a partir de la cual reembolsan los gastos cubiertos por la póliza.


¿Qué beneficios tiene la franquicia en el seguro?

La franquicia se establece para que la aseguradora pueda asumir los siniestros cuyo coste administrativo es superior al propio daño producido por la incidencia.

Además, las franquicias benefician al asegurado, ya que permiten a las aseguradoras ofrecer seguros más económicos. Poner un coste a aquellos siniestros de gestión más complicada permite que el seguro sea más barato.


Tipos de franquicias

Podemos diferenciar dos tipos de franquicias. En primer lugar, los seguros con franquicia absoluta, mediante la cual se establece en las condiciones de la póliza una cantidad fija que deberá asumir el asegurado en caso de producirse una incidencia. El resto del coste de esta incidencia será cubierto por la aseguradora. Por ejemplo, si se determina una franquicia absoluta de 30 € y se produce un daño con valor de 200 €, la compañía de seguros devolvería a su cliente 170 €.

En segundo lugar, encontramos los seguros con franquicia relativa. En este tipo de franquicias también se establece una cifra por siniestro. La diferencia reside en que si los daños suponen un coste menor a esta cifra, el importe de los mismos será asumido por el asegurado. Sin embargo, si los costes provocados por una incidencia son mayores a esa cifra, la aseguradora correrá con todos los gastos. Así, si se establece una franquicia de 200 € y el daño es de 100 €, estos tendrán que ser asumidos por el asegurado. Por el contrario, si el daño supone un coste de 400 €, la aseguradora reembolsará a su cliente la totalidad de este importe.


La franquicia en el seguro de viaje

Los seguros de viaje no están exentos de la posibilidad de establecer franquicias, pero, en el caso de InterMundial, solo tenemos franquicias para algunas coberturas de los seguros deportivos.

En el seguro deportivo Totalsports y en el seguro de esquí Wintersport, se establece una franquicia de 120 € para la cobertura de búsqueda y rescate. De esta manera, en el caso de que el viajero asegurado sufra un accidente o se pierda, la compañía aseguradora costeará todos los gastos de los servicios de socorro y rescate, a excepción de los primeros 120 €, que correrán a cargo del asegurado.


¿Te ha gustado el artículo? Compártelo en tus redes sociales

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia posible. Al seguir navegando aceptas su uso. Más información.

cerrar