content.imagen_cabecera.alt

Diferencias entre seguro de viaje, seguro médico y seguro incluido en las tarjetas de crédito

Muchos viajeros confían en las coberturas de su seguro médico o del seguro asociado a su tarjeta de crédito a la hora de emprender un viaje, pero ¿sus coberturas son suficientes para estar protegidos durante un viaje? Repasamos las principales características de estas pólizas y sus diferencias frente a los seguros de viaje tradicionales.


Seguros médicos internacionales

Si cuentas con un seguro médico con cobertura internacional es probable que no te plantees contratar un seguro de viaje, pues es habitual pensar que cualquier incidente estará cubierto. Sin embargo, son muchas las diferencias entre estos dos tipos de pólizas:

Coberturas: Como su propio nombre indica, el seguro médico está ideado para garantizar la asistencia sanitaria, algo fundamental cuando estamos de viaje. Sin embargo, la atención médica no es el único aspecto que deberías asegurar a la hora de viajar. Otras coberturas, como las de equipajes, problemas con el medio de transporte o cancelación, son esenciales, y solo las podrás encontrar en las pólizas especialmente diseñados para el viaje. Además, el seguro de viaje contempla algunas coberturas relacionadas con la salud que no suelen incluir las pólizas médicas, como la repatriación de enfermos o fallecidos.

Asistencia sanitaria: Seguros médicos y de viaje también suelen diferenciarse en la forma en la que prestan la asistencia sanitaria a los asegurados. Con las pólizas de viaje, tendrás la opción de contactar con la aseguradora las 24 horas del día, por lo que, en caso de incidencia médica, la compañía de seguros se ocupará de toda la gestión. En estos casos, además de ser informado sobre el centro sanitario al que dirigirte, la aseguradora cubrirá los gastos de forma inmediata, sin que tengas que realizar ningún adelanto de gastos médicos. Esto es especialmente importante en países como Estados Unidos, Australia o Canadá, donde la atención médica tiene un coste muy elevado. Por su parte, en general, los seguros médicos suelen funcionar mediante reembolso de gastos médicos.

Precio: Si no cuentas ya con un seguro médico y tu idea es realizar un viaje puntual, la mejor opción será una póliza de viaje. Además de poder acceder a muchas más coberturas, estas pólizas pueden contratarse solo por el tiempo que dure el viaje, al contrario de lo que ocurre con los seguros de salud, que suelen contratarse de forma anual. Así, los seguros de viajes son más rentables en términos económicos.

Límites de edad: Los límites de edad son otra de las principales diferencias entre ambos seguros, pues muchas pólizas médicas excluyen o aumentan el coste a los mayores de 65 años. Aunque muchos seguros de viaje también establecen este tipo de exclusiones, no es el caso de las pólizas de InterMundial, que protegen a los viajeros independientemente de su edad.


Las tarjetas de crédito suelen tener asociados una serie de servicios adicionales para el titular de las mismas, como puede ser un seguro de viaje. ¿Qué coberturas incluyen este tipo de seguros? Analizamos las principales diferencias respecto a los seguros de viaje tradicionales:

Ámbito de actuación: La primera diferencia entre los seguros de viaje contratados por el viajero y los vinculados a las tarjetas de crédito es que los últimos solo cubren los servicios que hayas adquirido mediante este método de pago. Por ejemplo, si con tu tarjeta de crédito solo has pagado el hotel y tienes una incidencia con el medio de transporte, el seguro de viaje no te la cubrirá.

Además, las pólizas incluidas en la tarjeta de crédito solo suelen ser válidas para viajes fuera de tu país de residencia. Por su parte, el seguro de viaje tradicional es válido en cualquier lugar, incluso en viajes dentro de tu propio país.

Asistencia médica 24 h: Los seguros incluidos en las tarjetas de crédito tienen coberturas de asistencia médica en el extranjero, si bien sus garantías económicas suelen ser más bajas que las del seguro de viaje tradicional, pudiendo llegar a los 18.000 € frente a 2.500.000 € en gastos médicos que puede tener un seguro como Totaltravel annual-.

También suelen incluir otras coberturas relacionadas con la salud, como los gastos de alojamiento y manutención de un familiar que haya tenido que desplazarte en caso de que hayas sido hospitalizado, aunque con cuantías económicas significativamente más bajas respecto a los seguros de viaje contratados directamente por el viajero. Además, este último ofrece otras coberturas que no suelen estar contempladas en los incluidos en las tarjetas de crédito, como el servicio de intérprete para que puedas comunicarte mejor con el personal médico.

Equipajes: Ambos seguros te protegen frente a posibles incidencias relacionadas con los equipajes, aunque, una vez más, encontramos claras diferencias en los límites de las garantías. Por citar un ejemplo, si se produce una demora en la entrega del equipaje y durante la espera tienes que comprar artículos de primera necesidad para proseguir tu viaje, los seguros de las tarjetas de crédito tienen un límite de entre 45 y 300 € -dependiendo de la entidad emisora-, mientras que esta cifra ascendería a 450 € por parte del seguro tradicional.

Asimismo, las indemnizaciones en caso de pérdida, robo o daños en el equipaje también son menores en el caso de los seguros de viaje asociados a tarjetas de crédito. En los seguros que mejores compensaciones ofrecen la cuantía se sitúa en los 900 €, mientras que en los seguros de viaje tradicionales esta cifra alcanza los 2.100 €.

Medio de transporte: De nuevo, la principal diferencia entre ambos seguros en lo que respecta a los problemas relacionados con el medio de transporte es el límite económico de las garantías, como las compensaciones por demora en la salida o la pérdida de conexiones.

Sin embargo, los seguros de viaje incluidos en las tarjetas de crédito suelen carecer de ciertas coberturas que pueden ser de gran utilidad y que sí están presentes en las pólizas contratadas ex profeso. Es el caso, por ejemplo, de la garantía ante la pérdida de transporte por accidente "in itinere" –aquellos que se producen en el medio de transporte de enlace a otros servicios contratados- o la cobertura de servicios no disfrutados por un retraso en el transporte.

Cancelación o interrupción del viaje: Cabe destacar que no todos los seguros de viaje vinculados a tarjetas de crédito ofrecen la posibilidad de anular o interrumpir el viaje sin perder el dinero de la reserva. Aquellas pólizas que sí incorporan esta cobertura solo permiten la cancelación –casi nunca la interrupción del viaje una vez que ya estás en el destino- por un breve listado de causas, frente a las 34 que ofrecen seguros como los de InterMundial.

Así, mientras los seguros de las tarjetas contemplan causas como el fallecimiento, accidente o enfermedad grave del asegurado o un familiar de primer grado, asuntos graves relativos a una propiedad inmobiliaria o despido laboral no disciplinario; las pólizas de viaje tradicionales amplían el listado con motivos como la convocatoria a mesa electoral, la no concesión inesperada de visados, la entrega de un hijo en adopción, las complicaciones del embarazo o aborto espontáneo, la citación para trámites de divorcio o la declaración del destino como zona catastrófica, entre otros.


Seguros de viaje incluidos en las tarjetas de crédito

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo en tus redes sociales

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia posible. Al seguir navegando aceptas su uso. Más información.

cerrar