Mejor con un seguro de esquí

La Vanguardia - 13/12/2018

El esquí o el snowboard no están exentos de peligros. Aun no siendo deportes extremos, una caída puede arruinar la jornada blanca. Los equipos de seguridad de las pistas de esquí trasladan siempre a un cliente lesionado, esté o no asegurado, al centro médico de la estación. Sin embargo, cualquier tipo de prueba radiológica posterior corre a cargo del aficionado en caso de carecer de seguro deportivo. Una media de cuatro accidentados por cada mil esquiadores pasan a diario por el centro médico de una estación de esquí. “La cifra no es muy alta, pero todavía un 10% de los aficionados suben a pistas sin estar asegurados, generalmente porque se les olvida”, explica Gemma Altarriba, enfermera habitual del centro de Traumatologia y Medicina d’Esports d’Hivern (TMEH), en Boí Taüll. 

Junto a las pólizas deportivas anuales, las estaciones ofrecen la posibilidad de adquirir el de día con la compra del forfait. “El seguro cuesta 3 euros diarios y cubre la atención de urgencia en pistas y un posterior traslado si procede”, afirma Altarriba. El servicio de pistas vela siempre por la seguridad de los clientes. Martí Rafel, director comercial de Boí Taüll, explica que “cualquier accidentado siempre es trasladado al centro médico, pero estas atenciones generan unos gastos que se trasladan al cliente en caso de no tener contratado este tipo de seguro o una póliza de asistencia sanitaria privada que cubra este tipo de accidentes”.

Leer mas>

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia posible. Al seguir navegando aceptas su uso. Más información.

cerrar