Si vas a viajar próximamente o lo estás planificando, probablemente hayas pensado en adquirir un seguro de viaje. En Internet o a través de conocidos, tal vez te hayas informado de que las tarjetas de crédito incluyen un seguro de viaje. Pero ¿qué coberturas suelen tener? ¿Qué diferencias tienen con respecto al seguro de viaje tradicional? ¿Hasta qué punto son útiles a la hora de viajar?

Ventajas del seguro de viaje con respecto a los que ofrecen las tarjetas de crédito

Sólo algunas de la tarjetas de crédito usadas en España, así como algunas de débito, tienen asociadas coberturas propias de los seguros de viaje tradicionales. Eso sí, el requisito principal para su utilización es que se utilice la tarjeta para pagar el viaje. Una vez que conozcas si tu tarjeta de crédito o débito incluye un seguro con coberturas en viaje, lee bien las condiciones generales, las exclusiones y los gastos cubiertos. Te recomendamos también te informes sobre un seguro de viaje tradicional y que te cerciores si es más completo y útil para tu viaje, sobre todo en cuanto a esas coberturas que más nos suelen preocupar, que son una posible cancelación del viaje o la asistencia médica en el extranjero.

Vamos a repasar qué incidencias en el viaje tendríamos garantizadas con el seguro de la tarjeta y, también muy importante, cuáles son los límites de los gastos cubiertos. Así sabremos qué diferencias tienen con respecto al seguro de viaje tradicional y si éste último es más útil que los ofrecidos por las tarjetas de crédito.

Destino y asistencia médica

La principal diferencia de los seguros de viaje vinculados a las tarjetas de crédito frente a aquellos contratados por el viajero es el ámbito de actuación: los primeros tienen cobertura fuera de España, mientras que los segundos se pueden contratar en función de la necesidad para viajes dentro del territorio nacional o viajes en el extranjero.

En líneas generales, los seguros asociados a tarjetas de crédito se aplican a trayectos y estancias en el extranjero abonados con este método de pago. Sus coberturas hacen frente a incidencias que pueden acaecer durante un viaje, como enfermedad grave, accidente o fallecimiento del asegurado, cubriendo gastos médicos de hasta 18.000€ (partida que puede llegar a los 45.000€ cuando se incluyen en ella los costes de ambulancia), así como los gastos de repatriación o transporte sanitario si fuese necesario. En muchos casos, estos seguros se hacen cargo de al menos una parte de los costes del transporte para el acompañante o del desplazamiento de un familiar.

En el caso de los seguros ofertados por las compañías aseguradoras los límites de gastos médicos y odontológicos son más amplios, llegando a cubrir hasta 100.000 euros. Los gastos de repatriación y transporte sanitario hasta el hospital o domicilio ascienden a 1.000.000 de euros. Además, también incluyen el envío de medicamentos no existentes en el extranjero y la contratación de un intérprete en caso de hospitalización.

Pérdida de equipaje y documentos

Estos seguros asisten al viajero en la búsqueda de equipajes perdidos, llegando a compensar económicamente por retrasos en la entrega, robos y desperfectos. Las cuantías varían en función de la tarjeta y de la entidad bancaria, oscilando entre 150 y 600 euros para la compra de artículos de primera necesidad en caso de retraso en la entrega superior a seis horas, y entre 600 y 900 euros en caso de pérdida definitiva.

El seguro de viaje de las aseguradoras suele cubrir más gastos (unos 2.000 euros) en cuanto a la indemnización por daños y pérdidas de los objetos del equipaje. En caso de extravío o robo de documentos como tarjetas de crédito, pasaporte o visados, cheques bancarios y billetes de transporte, te costean hasta 250 euros.

Problemas con el medio de transporte

En cuanto a las complicaciones relacionadas con los medios de transporte contratados, los seguros de viajes asociados a las tarjetas de crédito cubren los gastos en artículos de necesidad básica ante el retraso superior a 4 horas con hasta 150€. Esta cuantía se amplía hasta 200€ cuando el motivo de la demora es el “overbooking”. Si estos retrasos produjesen la pérdida de un enlace, el seguro también se hace cargo con hasta 150€. En caso de cancelación del medio de transporte por huelga la compensación económica puede llegar a los 300€.

Los seguros tradicionales contemplan, además, otro tipo de coberturas como la garantía ante la pérdida de transporte por accidentes “in itinere” (aquellos accidentes que se producen en medios de transporte que enlazan con otros servicios, como el vehículo del viajero de camino al aeropuerto o el transfer que lo traslada al hotel), los cambios en servicios contratados por declaración de zona de riesgo del destino del viaje o el reembolso de billetes no disfrutados, esos que ya habíamos reservado y que no podremos usar por una interrupción del viaje.

Cancelación e interrupción del viaje

Son pocos los seguros de asistencia en viaje vinculados a las tarjetas de crédito que cubren la anulación de un viaje antes de su inicio. Aunque recogen circunstancias de gran importancia, el listado de causas a las que el asegurado puede acogerse es breve, incluyendo: el fallecimiento, accidente o enfermedad grave del asegurado, su cónyuge o un familiar de primer grado, asuntos graves relativos a una propiedad inmobiliaria, despido laboral no disciplinario, incorporación a nueva empresa o la convocatoria a formar parte de un jurado.

Además de estos motivos, la mayoría de los seguros de viaje ofertados por las compañías aseguradoras cubren otras situaciones de carácter más habitual, haciendo más completa esta garantía. A la cobertura por fallecimiento, accidente o enfermedad del asegurado, su cónyuge o un familiar de primer grado, se suman los familiares de segundo grado, el acompañante, el sustituto profesional y la persona encargada de los menores mientras que el asegurado está de viaje. Este listado incluye también causas como la convocatoria a mesa electoral, las complicaciones del embarazo o aborto espontáneo, la entrega de un hijo en adopción, la citación para trámites de divorcio o la declaración del destino como zona catastrófica.

Muy importante también la cobertura de las aseguradoras del reembolso por interrupción del viaje por las mismas causas. Es decir, si durante el viaje alguno de estos motivos te obliga a volver a casa, se te devuelven los gastos de las reservas que tenías confirmadas y que ya no podrás disfrutar.

Práctica de deportes o actividades de aventura

Algunas compañías de seguros, como es el caso de InterMundial, ofrecen un seguro deportivo como Totalsports que, entre otras coberturas, incluye las propias de la asistencia en viaje junto a otras específicas como la rehabilitación, la búsqueda y rescate del asegurado o los gastos incurridos por el uso de prótesis o muletas. Además. existe la posibilidad de ampliar el seguro de viaje con algunas de estas coberturas de deportes y aventuras.

Atención al cliente

En cuanto a la atención al cliente, pieza clave de las compañías aseguradoras, son pocos los seguros de asistencia en viaje incluidos en tarjetas bancarias que garanticen un servicio de información gratuito e ininterrumpido sobre los trámites de tu viaje, por ejemplo, de la obtención del visado y de las vacunas necesarias.

Asesoramiento legal

Estos seguros de asistencia en viaje suelen asesorar y auxiliar al usuario en otro tipo de situaciones, como las relacionadas con la responsabilidad civil, es decir, los daños que provoques involuntariamente a terceros. El seguro incluye el pago de costas y gastos judiciales, fianza judicial inclusive.

Un seguro de viaje tradicional también te provee de asesoramiento jurídico telefónico y te gestiona la reclamación por daños y perjuicios relacionados con el transporte o por incumplimiento de servicios que hayas contratado.

¿El seguro de viaje de las tarjetas de crédito es suficiente?
4.1 (82.5%) 8 votos