Puedes llamarla Noche de Difuntos o, adoptando la tradición anglosajona, Halloween… pero, sea cual fuere su nombre, lo cierto es que ésta no es una noche cualquiera. Ésta es la noche en la que los muertos, los espíritus y las almas son protagonistas.

Si hoy decides seguir la tradición castiza de la celebración, te tocará reunirte a cenar con la familia, asar castañas, comer huesos de santo, rezar por los difuntos y andarte con ojo por si sus almas deciden salir del más allá y volver al mundo de los vivos… Y es que ésta es una noche en la que toca contar historias de miedo, encender velas y lamparillas que floten en un plato de aceite. Una noche de rituales para salvar las almas de nuestros difuntos pero, a la vez, para protegernos ante su posible visita en la oscuridad…

Si, por el contrario, decides seguir la tradición anglosajona, la noche será igualmente lúgubre y tétrica pero con algunos elementos de importación, como los disfraces y las calabazas. Y es que la tradición inglesa y americana, de origen celta, saca la celebración del núcleo familiar para vivir la noche de Halloween en sociedad. En la noche de brujas hay que decorar casas y calles con las famosas calabazas customizadas. Además, ésta es una noche de disfraces, donde hay que conseguir la indumentaria más terrorífica posible. Los pequeños, por su lado, se lanzan al conocidotrick or treat (truco o trato) recorriendo las casas de su barrio para conseguir golosinas. Si los dueños de la casa no aceptan el trato y les dejan sin dulces, los niños se vengarán con temibles travesuras.

Es, como decíamos, una noche especial y diferente… con las almas como protagonistas. Por eso desde nuestro blog sólo podemos desearos que disfrutéis de la oscuridad y las tinieblas y os protejáis ante las visitas desde ultratumba… ¡Feliz Noche de Difuntos! ¡Feliz Halloween!

Ésta no es una noche cualquiera…
¿Te ha gustado este post? Vótalo