El otoño es una estación ideal para disfrutar de la naturaleza. Rojos, dorados, castaños y amarillos tiñen las hojas de los árboles aportando una maravillosa calidez a los paisajes. Uno de los lugares más espectaculares de España para contemplar este fenómeno en todo su esplendor es la Selva de Irati, un frondoso bosque de hayedos situado en el Pirineo navarro oriental.

La Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania, ocupa 17.000 hectáras y se mantiene en estado casi virgen. La variedad de la flora aporta una asombrosa variedad cromática al paisaje, ya que las hayas conviven con abetos, tilos, avellanos, olmos, sauces, arces, robles, bojs, enebros, helechos, líquenes y musgos.

Además, es el hábitat de valiosas poblaciones de animales salvajes: aves como reyezuelos, pintozones y petirrojos, pitos negros o dorsiblancos, especies acuáticas como truchas y mamíferos como zorros, jabalíes y corzos, siendo el otoño periodo de celo y berrea de estos últimos.

Existen dos accesos para adentrarse en la Selva de Irati: por su costado occidental desde Orbaizeta y por el oriental desde Ochagavía donde se encuentra además el Centro de Interpretación.

¡Anímate a visitarla!

InterMundial Seguros de Viaje

Espectaculares paisajes otoñales en la Selva de Irati
4 (80%) 1 voto