A la vuelta de las vacaciones se imponen planes económicos a la vez que divertidos. Nada mejor que disfrutar del buen tiempo pasando el día en uno de los preciosos parques y jardines dispersos por la geografía española. A continuación os presentamos cinco propuestas para que el fin de semana los paséis en grande sin gastar un euro.

1 El Capricho (Madrid)

En el barrio de la Alameda de Osuna, este jardín construido por orden de la duquesa de Osuna entre 1787 y 1939, a pesar de ser uno de los más bellos de la ciudad, es un gran desconocido entre los madrileños. Se trata del último jardín romántico de Madrid en el que no falta ni laberinto de arbustos, ni salón de baile. Por él discurren riachuelos y estanques con cisnes y patos, y por doquier se pueden ver plantas de lilas, la flor preferida de la duquesa.

2. Parque de María Luisa (Sevilla)

Parque de María Luisa

Recibe este nombre porque fue donado por la infanta María Luisa a la ciudad de Sevilla en 1893. Durante la Exposición Iberoamericana de 1929 se le añadieron nuevos terrenos hasta llegar a la configuración actual. Arboledas, setos y flores se combinan con lagos artificiales, fuentes, columnas, escalinatas decoradas con azulejos sevillanos. En el parque están ubicados el Museo Arqueológico, y el Museo de Artes y Costumbres Pupulares, que ocupan un pabellón renacentista y otro mudéjar respectivamente.

3. Huerto de Calixto y Melibea (Salamanca)

Llamado así por ser el lugar donde el escritor Fernando de Rojas ubicó la novela Trajicomedia de Calixto y Melibea, publicada en 1502. Se trata de un precioso jardín de 2,500 metros cuadrados situado en la ladera de la antigua muralla Salmantina, a los pies del río Tormes.

4. Parque Güell (Barcelona)

Parque Guell

Una bellísima muestra de la fecunda imaginación de Antoni Güell, quien se inspiró en las formas orgánicas de la naturaleza. El artista catalán puso en práctica nuevas soluciones estructurales, y desplegó una gran creatividad ornamental para crear este jardín concebido como un conjunto integrado en la naturaleza y con viviendas de alto standing. En el parque se mezclan conceptos políticos, místicos, y mitológicos. Es conocida por todos la escalinata coronada por columnas inclinadas adornada con salamandras donde se mezclan cerámica, emblemas del parque y símbolo del fuego. También son famosos los bancos ondulantes situados en la terraza desde la que se disfruta una impresionante vista de la ciudad.

5. Jardines de la Alfàbia (Mallorca)

Situado en el término de Bunyola, estos jardines fueron declarados conjunto histórico-artístico en 1954 y recogen estilos tan diferentes como el árabe, el italiano o el inglés. Una impresionante escalera de piedra y canales de agua paralelos conducen a la parte alta donde hay un aljibe y un antiguo palomar. Destaca un “juego de aguas” con una pérgola con setenta y dos columnas y 24 hidras de piedra. Estos jardines son un claro ejemplo de los jardines de las casas señoriales de Mallorca.

5 jardines para disfrutar sin gastar un euro
¿Te ha gustado este post? Vótalo