Las vías ferratas son recorridos por paredes verticales equipados con escalones (grapas) y cables que permiten el ascenso. Además, también podemos encontrar en la ruta puentes himalayos, tibetanos y tirolinas. Ya que se trata de una actividad a camino entre el senderismo y la escalada, es perfecta para los que buscan iniciarse en los deportes de aventura.

Practica vía ferrata por primera vez y perfecciona tu técnica con estos consejos

Aunque cuenta con diferentes niveles de dificultad, para practicar vía ferrata es necesario tener conocimientos de escalada para poder ir progresando de una forma segura en este deporte. Pequeños errores pueden llevar a accidentes con lesiones o fatales desenlaces, tanto del deportista como de sus compañeros. ¿Cual es la mejor manera de evitar estas imprudencias o errores? Recibir un curso de aprendizaje y no aventurarse solo, con el fin de adquirir conocimientos que nos lleven a iniciarnos en la vía ferrata con seguridad, siendo capaces de evitar o actuar ante accidentes.

Aconsejamos también contratar un seguro deportivo para afrontar la asistencia y gastos sanitarios por accidente, e ir acompañados de un guía de montaña las primeras veces, pues es muy necesario ir bien equipados y conocer las diferentes técnicas para afrontar cada tramo.

Para realizar una ferrata sencilla  es necesario tener una buena forma física, es decir, practicar deporte con regularidad, si bien no es imprescindible tener una habilidad especial,  si alguna vez has practicado rappel irás con ventaja.

El equipo imprescindible para una vía ferrata se compone de casco, arnés, un disipador de energía, mosquetones K (especiales para vía ferrata), una cuerda y una baga de anclaje para descansar, entre otros.

Antes de iniciar una vía es importante que consultes el parte meteorológico, pues al componerse de elementos de hierro y acero pueden atraer a los rayos en una tormenta. Además, después de la lluvia el terreno estará más resbaladizo. También tienes que evitar las horas más calurosa del día e ir con la ropa y el calzado adecuado, es decir, botas semirígidas y guantes sin dedos para tener mejor agarre.

También es importante llevar alimento que nos aporte los nutrientes y la energía necesaria así como agua.

via ferrata cable

Durante la vía es importante hacer un gran ejercicio de concentración sobre todo a la hora de utilizar perfectamente el equipo, siempre estar correctamente asegurados a la línea de vida y hacer caso en todo momento de las indicaciones de nuestro guía.

Para iniciarse en la vía ferrata es mejor comenzar por rutas de nivel A, que son las más fáciles. Y una vez superadas comenzar con las que requieren más fuerza y más técnica.

Algunas de las rutas de vía ferrata de nivel A son:

Cala del Molí

Esta vía tiene la particularidad de ser la única suspendida sobre el mar. Se encuentra en Cataluña, en Sant Feliu de Guíxols Sud.  y es apta para la iniciación en este deporte. El recorrido tiene una duración de hora y media e incluye cinco puentes.

Fuentespalda- Torreta dels Moros

Esta vía se encuentra en Aragón y tiene una variante que es más desplomada. Esta vía comienza en Fuentespalda y termina en Torreta dels Moros. La ruta se recorre en 20 minutos y dado su nivel de dificultad es adecuada para niños si evitamos la variante que tiene más dificultad, que es el primer tramo, accidente  por un pequeño puente.

Cascada del Sorrosal

Muy cerca del Parque Nacional de Ordesa se encuentra esta vía ferrata que recorre la cascada y parte de un barranco a través de escaleras, un puente y una cueva. La duración de este recorrido es de una hora y media y es apta para principiantes.

También existen escuelas de montañismo y multiaventura que ofrecen cursos y grupos de vías ferrata iniciarse en esta aventura. ¡Atrévete!

Fuente: deandar / InterMundial

Atrévete con un nuevo desafío: Recorrer una vía ferrata
¿Te ha gustado este post? Vótalo