Para disfrutar de la Semana Santa, nada mejor que acudir a alguna de las procesiones y pasiones vivientes que se celebran en estas fechas a lo largo y ancho de la geografía española. Una tradición que refleja el sentir popular, que hunde sus raíces en la Edad Media y se reinventa en el periodo barroco. Solemnidad, emociones, música, flores, incienso, cantos, silencio… un auténtico festival de los sentidos. Proponemos para esta Semana Santa algunas de las procesiones que no debes perderte.

Festivales barrocos y museos de escultura en movimiento

1. Sevilla (Andalucía). Se celebran en esta ciudad algunas de las más conocidas y espectaculares procesiones de España, declaradas de Interés Turístico Nacional. En el descanso de cada uno de los pasos que recorren las calles sevillanas se cantan solemnes saetas. El día más especial es el Viernes Santo, en el que sale en procesión el Cristo del Gran Poder y la virgen de la Macarena.

2. Valladolid (Castilla-León). Las procesiones de Valladolid se han convertido en magníficos museos móviles de escultura barroca. Consideradas de Interés Turístico Nacional, sus pasos tienen un gran valor artístico, pues han sido realizadas por escultures como Berruguete, Gregorio Fernández o Juan de Juni. De gran interés es la procesión del Viernes Santo, que se realiza en silencio.

3. León (Castilla-León). Destaca el Jueves Santo “la Ronda”, que parte de la Plaza de San Marcelo en pleno centro de la ciudad , a las 12.00 de la noche, y se postra ante los principales edificios oficiales, donde es recibida por un representante de la Iglesia, el Ejército, el Ayuntamiento, el pueblo de León, y el gobierno de España. El Viernes Santo, salen “los Pasos”, que recorren todo el casco históricio desde las 7.30 de la mañana hasta las 16.00 con 13 recreando los momentos centrales de la pasión.

4. Cuenca (Castilla-La Mancha). La procesión del “Camino del Calvario” del Viernes Santo, conocida popularmente como las “Turbas” que hacen sonar trompetas y tambores y que que rememora, en la madrugada del Viernes Santo, la burla de que fue objeto Jesús por parte de la muchedumbre cuando iba camino del monte Calvario para ser crucificado.

5. Zamora (Castilla-León). Destacan las procesiones del Jueves Santo, la más antigua de España (s.XV), de la Cofradía de la Vera Cruz y la del Viernes Santo, con el paso del Cristo Yacente, paso realizado por el escultor Gregorio Hernández.

Desfiles bíblicos pasionales

6. Lorca (Murcia). Fiesta de Interés Turístico Nacional e Internacional. Las procesiones están protagonizadas por cinco cofradías que compiten entre sí, y se conocen como el Paso Blanco, Azul, Negro, Encarnado y Morado. Además, se celebran desfiles bíblicos pasionales, auténticas recreaciones en vivo de pasajes del Antiguo Testamento, donde, con ricos vestidos, desfila el pueblo ebreo, romano y egipcio, acompañados de caballos, cuádrigas, carrozas, siendo el más conocido el del Viernes Santo.

Pasiones vivientes

7. Cervera (Cataluña). El Viernes Santo celebra la procesión del Misterio de la Pasión de Jesucristo. Todos los Domingos de Cuaresma se representa en el Teatro de la Pasión “Cristo, Misterio de Pasión”. Está representado por 500 personas del pueblo y dura unas 6 horas. Se celebra desde 1.481.

8. Esparraguera (Cataluña). De sus procesiones destaca la Pasión de Jesús el Viernes Santo. Esta tradición arranca en el siglo XV y es una representación viviente de la Pasión de Cristo. Está realizada por las gentes del pueblo, que heredan los papeles de padres a hijos.

Actos de penitencia sobrecogedores

9. San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Son únicas las procesiones de los Picaos del Jueves y Viernes Santo, en las que un grupo de disciplinantes se golpean en la espalda con una madeja de algodón, hasta que un “práctico”, le golpea con una “esponja”, bola de cera virgen con seis cristales, simbolizando los doce apóstoles. Al final del la procesión las heridas se curan con agua de romero y una crema de composición secreta que pasa de generación en generación. Una tradición que se remonta a finales del siglo XV, ligada a la Cofradía de la Vera Cruz de San Vicente. Es considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

10. Valverde de la Vera (Cáceres). La madrugada del Jueves al Viernes Santo se celebra la procesión de los Empalaos, penitentes que llevan sobre los hombros desnudos un timón de arados de madera a modo de cruz, y los brazos atados al madero con sogas que le rodean el torso y los brazos hasta las manos. El empalao baja descalzo por las calles acompañado por un Cirineo, que porta un farolillo de aceite y le ayuda a levantarse cuando se cae. Al cruzarse dos empalaos, uno se arrodilla ante otro en señal de respeto mutuo.

10 propuestas para vivir la Semana Santa
¿Te ha gustado este post? Vótalo